EL RÍO SOGAMOSO SE RESISTE A MORIR

Ponencia presentada por el Movimieto Social en Defensa del Río Sogamoso

audiencia minero energética Congreso de la República

Bogotá 3 de agosto de 2011 

 

AGOSTO 3 – CONGRESO DE LA REPÚBLICA.

El Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso extiende un fraternal saludo a la honorable mesa principal, al auditorio y a todos aquellos allá donde estas palabras se escuchen.

Primeramente trataré de ubicarlos con respecto de lo que procederé a tratar.  Actualmente en el departamento de Santander se adelanta un megaproyecto llamado “Hidrosogamoso”, que es una gran represa construida en el Río Sogamoso y ubicada entre Bucaramanga y Barrancabermeja, las dos ciudades principales de la región.  Esta presa se piensa como generadora de energía, pero la totalidad de la misma se destinará al mercado internacional, más exactamente a la América Central, todo enmarcado en el Plan Puebla Panamá e IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), dos iniciativas neoliberales e impulsadas por el gran capital trasnacional.  Queda sentado así que ninguna necesidad nacional se ve satisfecha con este proyecto que encabeza la empresa colombiana ISAGEN S.A., pero que para todos los efectos prácticos es adelantado por la trasnacional italiana IMPREGILO, que aquí responde al nombre de ICT SAS.  Esta afirmación se realiza puesto que según estimados conservadores la empresa extranjera adelanta el 75% de las obras.

Con ambas empresas se alcanzó un acuerdo este 16 de marzo, luego de tres jornadas pacíficas y legítimas de protesta por parte de las comunidades a través del Movimiento.  Esta protesta fue brutalmente reprimida por el ESMAD de la policía, entidad que sin ningún rubor admite recibir órdenes directas de ISAGEN.  Hasta este mes de agosto las empresas han incumplido su palabra y el Estado no las ha presionado para que así sea.

En segundo lugar el Movimiento Social en Defensa del Sogamoso manifiesta su plena adhesión a la ponencia presentada por el Movimiento Colombiano en Defensa de los Territorios y Afectados por Represas (Ríos Vivos), particularmente a sus conclusiones y demandas.

Así entonces, y teniendo en cuenta que la ponencia de Ríos Vivos trató varios de los aspectos generales de este tipo de megaproyectos, a continuación pasaré a exponer sucintamente las particularidades que Hidrosogamoso presenta, todas ellas tan graves como lo ya enunciado y otras incluso peores. 

Primero hablaré de la cuestión formal y procedimental, no sin antes recordar que la debida guarda de las formas es una de las principales maneras de proteger los derechos sustanciales, cuya concreción se vería afectada si acaso las decisiones que con ellos tienen que ver se tomaran de manera arbitraria o irregular.  Pues justamente ese es el caso con Hidrosogamoso, resulta que la decisión de permitir semejante esperpento, o sea su licencia ambiental (resolución 476 de 2000), se tomó por parte del Estado colombiano de la manera más antidemocrática posible.  Nunca se realizó audiencia pública ambiental para expedir la licencia, esto puede ser considerado legal desde algún tipo de lectura retorcida de nuestra normativa, pero es algo claramente contrario al espíritu de nuestra Constitución, en particular de su preámbulo, y sus artículos 1º, 2º y 40º. Aparte de eso es evidentemente ilegítima, porque aparte de la carencia de una audiencia pública, se tiene que nunca se realizaron debidas jornadas informativas sobre lo que se preveía hacer y, sobre todo, de sus impactos y efectos, violando así nuestro derecho fundamental al acceso a la información.

Además nos hemos topado con que para el momento de expedición tampoco se tenían los estudios de caracterización socio-económica, ya que hasta el presente se hallan incompletos.

Por otro lado está lo ambiental, tema en donde tenemos que recordar que actualmente todos como raza humana estamos atravesando lo que se conoce como crisis ecológica, bien recordamos el calentamiento global, los niveles de deforestación, el clima y la naturaleza enloquecidos… Pues ha de recordarse que las grandes represas como esta son agentes agravantes de esta crisis, tal y como lo afirma una fuente inclasificable como tendenciosa: el Banco Mundial, a través de la Comisión Mundial de Represas.  Dadas las limitaciones de tiempo me limitaré a reiterar nuestra adhesión a la exposición de Ríos Vivos, donde los impactos ambientales se trataron ampliamente, y pasaré a señalar algunas particularidades del Sogamoso. 

Primero ha de saberse que ISAGEN ha cometido graves infracciones a la ley ambiental.  Según decisión de la autoridad de la materia, han hecho cosas como el haber intervenido la llamada quebrada 18 sin ningún tipo de permiso, o como la explotación nefasta e irregular un área forestal cuyo permiso de aprovechamiento recién solicita, el área Miramar.

También están las pérdidas en fauna y flora.  Resulta que en la zona de las obras y aledaños se han hallado diversas especies relacionadas en el convenio CITES por su peligro de extinción.  El caso de la población íctica es el de mayor preocupación, se han dado varios episodios como el del 28 de enero, donde cientos de miles de ejemplares de bocachico, dorada, picuda y bagre rayado quedaron atrapados debido al desvío del río, contingencia que solo fue atendida por la empresa después de la iniciativa que en ese sentido mostraron lo pescadores nativos.  Sin embargo fue un esfuerzo tardío y la inmensa mayoría de los peces resultaron bajo toneladas de tierra y piedras con que ISAGEN tapó todo el asunto.  También está la muy reciente mortandad de peces en la quebrada La Cabezonera y otros factores dañinos para la población piscícola imposibles de profundizar acá como el hecho de que estas especies requieren una fuente de agua dulce fluida y no obstruida para poder procrear y desovar.    Pero lo más impactante es el hecho de que en la zona se halló una posible única especie, se trata también de una especie acuática del tipo de Leptohyphodes.  Desafortunadamente la hemos hallado para inmediatamente acabarla.  Pero no solo los peces peligran, hay otras especies amenazadas como una tortuga, una rana y cinco reptiles y anfibios más.  Dos aves endémicas (el colibrí esmeralda rabicorta y el batará carcajada) igualmente pueden desaparecer junto con otras dos casi endémicas (el habia ceniza y el carpintero bonito).    Tampoco los mamíferos se salvan del holocausto: la marteja o mico de noche y la nutria también se verán dañados.  Se reitera que son muchos más las especies dañadas y que acá solo relaciono las incluidas en el convenio CITES de especies amenazadas.

 

Se ha producido también un empeoramiento de la calidad y salubridad de las aguas, tanto río arriba como río abajo, por la modificación artificial de la cuenca hidrográfica.  Esto sin contar con los vertimientos irregulares y altamente contaminantes en los cauces de los ríos, vertimientos de los cuales se tiene como prueba nada más y nada menos que la visita in situ realizada por miembros del Movimiento, distintos entes de control estatal y representantes de la empresa a las insuficientes plantas de tratamiento.  También se cuenta con otras pruebas que se develarán en su momento y lugar.  Igualmente se tiene la carta que a propósito de la quebrada La Cabezonera toda la comunidad le dirige a la gobernación de Santander y que dice: “Debido al alto grado de contaminación (aguas abajo de donde se está construyendo el relleno), es imposible la utilización del preciado liquido; por el alto grado de contaminación por residuos de químicos, pólvora, aceites y combustibles…”

 

Se presenta polución del aire y contaminación auditiva, por ejemplo con las explosiones en la obra que además de retumbar en los miles de oídos de los pobladores producen temblores con sus respectivas consecuencias que más adelante veremos.

 

Por último se denuncia la extracción irregular de material de construcción en el punto conocido como Hacienda La Flor.  Esta afirmación se realiza con la confianza de que hasta hoy en día no se cuenta con permiso en firme para ello, muy a pesar del hecho de que esa explotación lleva ya casi medio año.

También los daños económicos deben conocerse, el hecho mismo de la desaparición de los peces ha impactado tremendamente en el bolsillo de los pescadores y de toda la cadena productiva que de allí se desprende (vendedores de pescado, hielo, comidas…).  Los daños en los bienes inmuebles son también comunes, las explosiones de las que ya se habló abren en dos las viviendas de material y el desvío del río literalmente se come las fincas ribereñas.  Están los cultivos y viveros, muchos de ellos inundados o destruidos por los desvíos del río y otros muchos envenados con las sustancias irregularmente vertidas en el Sogamoso.  Perjuicios para los lancheros y motoristas que movían carga y pasajeros a lo largo del río hoy privatizado y moribundo.  Por último se trae a colación las ingentes pérdidas de otros gremios como los areneros y extractores de material de construcción del río, quienes no pudieron mantener esa fuente de ingreso debido a las obras.

En el aspecto social también se han producido efectos perniciosos, el primero de ellos se concatena con la cuestión económica y viene a ser la disminución en el nivel de vida de los pobladores del Sogamoso, quienes tienen básicamente están pasando de su pobreza histórica  a la miseria.  No puedo dejar de señalar lo que sucede con las caracterizaciones socio-económicas y los censos, que son incompletos puesto que no solo ignoran personas sino gremios (como los pescadores) o comunidades enteras (como algunas veredas y asentamientos).  También es de resaltar que se usan estas caracterizaciones para presentar una imagen distorsionada de los pobladores, diciendo que sus condiciones son paupérrimas y que de hecho deberían estar agradecidos de que esta megaproyecto haya llegadoa su región.

En lo laboral también se han producido una serie de fenómenos dignos de atención.  Para ello me remitiré un poco a la coyuntura pues la situación laboral con ISAGEN, IMPREGILO y demás empresas no difiere para nada de lo que se ha encontrado en el caso PACIFIC RUBIALES, en otras palabras en Hidrosogamoso la mayoría de trabajadores soporta un régimen de semiesclavitud apuntalado por las altas cifras de desempleo, que no dejan otra opción, y un papel del Estado netamente parcializado hacia las empresas.  Empresas que además de disfrutar de una legislación totalmente patronalista tienen el descaro de no cumplir las escasas normas que todavía protegen al trabajador.  Todo esto quedó sentado en el acuerdo firmado el pasado 16 de marzo entre la comunidad y las dos empresas, con la presencia de los entes de control a modo de facilitadores.  Pero además se tiene una gran cantidad de despidos injustificados y un reiterado desconocimiento de los derechos laborales irrenunciables como las horas extras y demás.  Por último en este tema se revelarán las pobrísimas condiciones de seguridad industrial, por ejemplo, los filtros de las máscaras de quienes trabajan en los túneles han de ser cambiados diariamente pero los trabajadores informan que los tienen que usar por lapsos de hasta quince días.

Otro ámbito donde ya se ven los efectos perniciosos de la presa es el arqueológico, histórico y cultural.  Ya en la última modificación de licencia ambiental (Resolución 970 de 2011) queda certificada la presencia de restos arqueológicos (petroglifos) en lugares intervenidos y queda establecida una alta posibilidad de más presencia de los mismos.  También se ha dado ya la pérdida de tradiciones como el Festival del Río que anualmente se celebraba en el sector de La Playa.  Hecho que además tiene sus implicaciones económicas pues era un puente festivo de alta afluencia de turistas.

La última temática que nos llena de preocupación es lo relativo a lo geológico y sísmico, ya sabemos todos que en Santander está ubicado el segundo nudo sísmico más activo del mundo y que la presa queda exactamente ubicada entre dos fallas: la de Suárez y la de Bucaramanga.  La gravedad de este tema llevó a que fuera incluido en el acuerdo del 16 de marzo, según el cual se contratará una misión independiente de expertos para que evalúe estos riesgos, equipo que hasta hoy no se ha conformado.  Hay que señalar que esos riesgos se exacerbarán con el llenado de la presa, el problema no es que se levante el muro sino el peso del agua y la lubricación entre las placas y fallas que ello producirá, facilitando así la ocurrencia de temblores y, en el peor de los casos, de tragedias.

En este momento se reitera el pesar por no contar con más tiempo para dar a conocer los muchos otros daños e impactos que han quedado fuera pero que de ninguna manera se pueden considerar de poca monta.  Solo resta reiterar que el Movimiento en Defensa del Río Sogamoso se adhiere a las demandas presentadas por Ríos Vivos y presenta dos más.

La primera es que se les exige a las autoridades competentes que se revoque, suspenda o de cualquier manera se deje sin efectos jurídico-legales a la Resolución 476 de 2000 contentiva de la licencia ambiental del megaproyecto.  Licencia ambiental que no es otra cosa que una patente de corso en virtud de la cual ISAGEN e IMPREGILO están atropellando los derechos más básicos con que contamos los santandereanos, colombiano y en general los habitantes de este nuestro único planeta.

La segunda es que el Estado colombiano asegure que la empresa indemnice y resarza todos los daños que ha producido entre la comunidad y el medio ambiente.

De esta manera me despido en nombre de los nobles y valientes habitantes del Sogamoso, quienes agradecen su atención y esperan la materialización de apoyos y solidaridades en esta titánica lucha.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s