Gobierno nacional incumplió misión de verificación de derechos humanos en el municipio de Valdivia, Antioquia acordada con cumbre agraria, campesina, étnica y popular.

Visualizar informe en PDF con fotografías

 Fecha: 20 y 21 de Octubre de 2016

Organización convocante: Movimiento Ríos Vivos Antioquia como parte de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular.

Organizaciones locales convocadas y que asistieron:

Todas articuladas al Movimiento Ríos Vivos Antioquia: AMPA Asociación de Mineros y Pesqueros Artesanales de Puerto Valdivia, ASOMIAVAL Asociación de Mineros de Valdivia, ASOPESVAL Asociación de pescadores de Valdivia, Asociación de víctimas de Valdivia, ASVAM Briceño Asociación de Víctimas y Afectados por Megaproyectos de Briceño, ASVAM ORCHIBU Asociación de Víctimas y Afectados por Megaproyectos de Orejón, Chirí y Buenavista Briceño, ASVAM El Aro Asociación de Víctimas y Afectados por Megaproyectos de El Aro Ituango.

Instituciones convocadas. Ninguna de las instituciones convocadas asistió.

Fiscalía General de la Nación, Ministerio del Interior – Dirección de derechos humanos, Ministerio de Defensa, Defensoría del Pueblo Nacional, OACNUDHC, Procuraduría, Oficina de DDHH de la Gobernación de Antioquia. Asistió el enlace del Ministerio del Interior con el Ejército Nacional.

INTRODUCCIÓN

La Misión de Verificación de violación de derechos humanos acordada para el municipio de Valdivia, Antioquia a la que acudieron  organizaciones de base víctimas y afectadas por Hidroituango y a su vez articuladas al Movimiento Ríos Vivos Antioquia proceso que hace parte de la Cumbre Agraria preocupadas por las violaciones a los derechos humanos en el marco de la Minga Agraria, Campesina, Étnica y Popular ocurridas entre el pasado mayo 30 y Junio 18 de 2016 convocaron al Estado a que verificara y tomaran oportunas decisiones de seguimiento y prevención en torno a las a las violaciones a los DDHH y las infracciones al DIH (Consignadas en el Informe de Violación de Derechos Humanos[1]), en el marco de su obligaciones de Protección, Respeto, Garantía en materia de derechos, por lo cual se solicitó por Ríos Vivos a través de Cumbre Agraria y fue aceptada por el Ministerio del Interior que las instituciones del Estado visitaran a las comunidades en su propio territorio. La Misión de Verificación de violación a los derechos humanos se planificó para dos días.

Así mismo, la observación en terreno de las veredas y casos particulares de integrantes de asociaciones que hacen parte del Movimiento Ríos Vivos Antioquia que están siendo revictimizadas por grupos paramilitares y por Hidroituango como los casos que mayor urgencia revisten para el Movimiento. También el espacio fue creado para denunciar los actos de negligencia, abuso de autoridad, calumnia, deshonra, violaciones del derecho al buen nombre por parte de algunos miembros de la administración municipal, al igual que las acciones de la fuerza pública que violaron el derecho a la protesta pacífica, se dedicaron a señalar y a perseguir a quienes ejercieron su derecho Constitucional.

El presente documento pretende por un lado, denunciar el incumplimiento de compromisos en materia de DDHH y de DIH así como de dialogo social con Cumbre Agraria y de otra parte, recoge denuncias y evidencias fotográficas recolectadas por la sociedad civil organizada con el propósito de exigir seguimiento a las mismas, solución a los graves problemas de seguridad y prevención de nuevas vulneraciones, poner en evidencia la grave situación e inminencia del riesgo que aqueja a la población valdiviense, la cual se encuentra amenazada por las Autodefensas Gaitanistas, el grupo delincuencial “Los Zorros” entre otros grupos al margen de la ley que operan en la zona.

A continuación se presenta la metodología realizada y se describen las actividades realizadas en terreno por la Misión de Verificación de las violaciones a los derechos humanos por parte de las organizaciones. En segunda instancia se presenta una recapitulación contextual y una contextualización de los hechos acaecidos en el municipio de Valdivia en el marco de la Minga Agraria, Campesina, Étnica y Popular Nacional, entre los días 30 de mayo al 18 de Junio de 2016 . En un tercer momento se describen las condiciones en las que se encuentra la comunidad en general, las veredas visitadas durante la Misión de verificación y los casos particulares de análisis. En un cuarto momento se describen las denuncias y testimonios de las comunidades.

Para finalizar se describirán las conclusiones y preocupaciones que la Misión de Verificación de Violación de Derechos Humanos por parte de la sociedad civil considera son los más preocupantes, en cuanto al incremento del riesgo, la seguridad de las comunidades y la importancia de prevenir, hacer seguimiento, cumplimiento de obligaciones, garantías y protección de las autoridades municipales y departamentales en lo que a efectividad de los derechos humanos respecta.

Vale la pena resaltar que el Ministerio del Interior hizo entrega de los recursos necesarios para adelantar la Misión por un valor de cinco millones de pesos ($5.000.000) pero no fue así con los compromisos adquiridos para la convocatoria a las distintas instituciones como y se expresó.

  1. METODOLOGÍA DE LA COMISIÓN Y CUMPLIMEINTO DE LA MISMA

La Misión fue solicitada por el Movimiento Ríos Vivos Colombia en el espacio de negociación de la Cumbre Agraria y el Gobierno Nacional en Santander de Quilichao. En el documento de solicitud quedaron claras las responsabilidades, el recorrido, los tiempos, las actividades y el presupuesto con absoluto detalle.

Se establecieron cinco actividades:

Primera: Reunión con organizaciones y autoridades locales, recepción de denuncias y testimonio de comunidades de Puerto Valdivia, Lugar: Coliseo de Puerto Valdivia.

Cumplimiento: Las autoridades locales no estaban anunciadas de la Misión de Verificación, el Ministerio tampoco había realizado las gestiones para el sonido y préstamo del espacio. No obstante el Movimiento las realizó y a la convocatoria asistieron unas 60 personas, que expresaron su molestia por los incumplimientos, además de la ocupación del espacio por parte de la Policía.

Segunda: Verificación de vivienda allanada ilegalmente a los líderes Orlando Gutiérrez y William Gutiérrez (hermanos).

Cumplimiento: Las organizaciones realizaron el respectivo recorrido y visita a la vivienda en compañía del delegado del Ministerio del Interior. Más adelante se relata el resultado de la misma.

Tercera: Recepción de denuncias y testimonios de las comunidades de las veredas de Valdivia, El Astillero, Santa Bárbara, Vijagual, Pensilvania, La América Valdivia- Del Municipio de Ituango vereda Filadelfia corregimiento El Aro.

Cumplimiento: Las organizaciones realizaron la recepción de denuncias, el delegado del Ministerio no lo hizo expresó no está encargado ni preparado para esta tarea. Más adelante se relata el resultado de la misma.

Cuarta: Recepción de denuncias y testimonios de las comunidades, Lugar: Coliseo municipal municipio de Valdivia.

Cumplimiento: Las organizaciones realizaron la recepción de denuncias, el delegado del Ministerio no lo hizo expresó no está encargado ni preparado para esta tarea.

Quinto: Reunión con autoridades locales, conclusiones, ruta de seguimiento y cierre de la Misión de Verificación.

Cumplimiento: No se realizó. No obstante a una reunión que programó el Movimiento Ríos Vivos con la Secretaria de Gobierno para el seguimiento a un decreto municipal asistió el coronel Alexander Lizarazo quien tomó nota de las denuncias que se realizaron.

 

  1. CONTEXTUALIZACIÓN GENEAL

El municipio de Valdivia, Antioquia, territorio urbano y rural Colombiano es catalogado como zona eminentemente marcada por el conflicto armado, el cual ha afectado de manera directa a su población civil. Como su escudo lo enmarca su aspecto orográfico es montañoso y cuenta con el río Cauca el cual atraviesa el territorio municipal de sur a norte el cual es de vital importancia para la economía del mismo, pues la subsistencia de gran cantidad poblacional está relacionada con la técnica del barequeo para cosechar oro a través de la batea (símbolo que se encuentra en su bandera). Sin embargo, muy poco puede vislumbrarse en el territorio desde 1997 de las emblemáticas manos estrechadas como estado de “paz”, pues fue a partir de este año bajo el genocidio y masacre ocurrida en la Vereda El Aro que desemboca a la fecha en un sin número de vulneraciones a los DDHH. Es de recordar que el Estado colombiano fue hallado como culpable por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por dicha masacre y los pobladores de este municipio reseñan como alrededor de esta masacre sucedieron por lo menos otras tres y múltiples homicidios que aún están impunes. .

En el año 2005 se destaca un alto grado de homicidios en la región que según la ACNUR están “asociados a la expansión de cultivos ilícitos y la presencia de estructuras armadas al servicio del narcotráfico” (ACNUR, pág. 5) en agosto del año 2006 se presentaron 14 masacres a manos de miembros de las FARC.

Entre el año 2003 a 2006 en Valdivia se presentaron según datos de la ACNUR en su Diagnóstico del Departamento de Antioquia 10 secuestros y durante el primer semestre de 2007 (20) homicidios

En julio de 2008 se emitió bajo el sistema de Alertas Tempranas-SAT el informe de riesgo Nº 016-08 A.I. Señalando que se encontraban 2.514 habitantes de los corregimientos Puerto Valdivia (1972) y el Raudal (542) que se encontraban afectados por la presión ejercida por los frentes 18 y 36 de las FARC-EP que “los instrumentaliza y constriñe a movilizarse para suspender las fumigaciones de los cultivos ilícitos de la región y demostrar la capacidad de fuerza y perturbación social de la zona, acción que cuenta con la concurrencia de intereses de los grupos armados ilegales pos desmovilización AUC para el mantenimiento de los circuitos de producción y desmovilización de la coca” por lo tanto los habitantes se encuentran expuestos a las múltiples agresiones por parte de los grupos armados  al margen de la ley que se encuentran en disputa de territorio.

En junio de 2013 hubo una masacre que dejó muertas 4 personas entre ellas 1 menor de edad en el sector los Mangos[2].

En julio 14 del año 2015, resultan heridos dos policías luego de que presuntos miembros de las FARC lanzaron dos granadas contra la estación de Policía[3].
En el año 2016 Valdivia fue uno de los lugares donde se sufrió el Paro armado realizado por Autodefensas. Allí fue asesinado un conductor de camión[4]. Días anteriores hubo disparos que perpetraron la vivienda de la familia de uno de los integrantes del Movimiento Ríos Vivos Antioquia.

 

CONTEXTUALIZACIÓN DE LOS HECHOS ACAECIDOS EN EL MUNICIPIO DE VALDIVIA EN EL MARCO DE LA MINGA AGRARIA, CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR NACIONAL ENTRE LOS DÍAS 30 DE MAYO HASTA EL 18 DE JUNIO DE 2016

La presente contextualización es retomada del Informe de violación de derechos en contra de manifestantes organizados en el Movimiento Ríos Vivos Antioquia que se concentraron en el marco de la Minga Agraria, convocada por el proceso de Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular Nacional en el municipio de Valdivia Antioquia, desde el día 30 de mayo hasta el día 18 de junio de 2016. http://debatehidroituango.blogspot.com.co/2016/07/informe-violancion-de-ddhh-en-el-marco.html

El Movimiento Ríos Vivos Antioquia hace parte de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, razón por la cual el Movimiento hizo parte de las movilizaciones convocadas desde el orden nacional para el mes de mayo y junio. Se decidió el municipio de Valdivia porque el Movimiento tiene serias preocupaciones y exigencias a la alcaldía municipal en relación a los amparos policivos a favor de Hidroituango, las violaciones a los derechos humanos en este municipio con retenciones arbitrarias, allanamientos ilegales, presión, estigmatización, señalamiento y discriminación que ha ejercido la administración municipal en contra de integrantes de Ríos Vivos Antioquia y el claro favoritismo del alcalde y demás funcionarios con todo lo relacionado al mega proyecto hidroeléctrico Hidroituango y EPM, en desmedro de los derechos de las comunidades afectadas. Expresiones como “si me toca elegir entre los mineros y EPM, me quedo con EPM y sacrifico a los mineros” del alcalde Jonás Henao han generado múltiples molestias en la población afectada.

En diferentes momentos en alcalde de Valdivia Jonás Henao ha manifestado de manera genérica que “los mineros” lo han amenazado por esa carta que firmó en favor de Hidroituango. Así mismo ha nombrado al Movimiento Ríos Vivos en términos despectivos en espacios públicos, como “sospechosos” “no saben lo que quieren” sin embargo no se conocen sus denuncias al respecto. Las comunidades mineras integrantes del Movimiento que se declararon abiertamente opositoras a Hidroituango temen un montaje o falso positivo judicial, y además se les violado su derecho al buen nombre: han sido víctimas y afectadas por el desprestigio por parte del alcalde y el personero municipal. El personero de Valdivia Didier García Álvarez durante la manifestación fue quien más dificultó el acercamiento entre los manifestantes y la institucionalidad, en momentos críticos, cuando la Defensoría del Pueblo intentaba mediar entre el alcalde y los manifestantes, el personero provocaba con palabras mal intencionadas y gritos, situación de la cual fue testigo el Representante a la Cámara Víctor Correa, quien presidió una reunión de acercamiento en la que se buscaba  avanzar para mediar o solucionar el conflicto. Sin embargo, esta situación provocada por el Personero Municipal generó que el conflicto entre la institucionalidad y la población civil se agudizara, lo que a su vez condujo a que la movilización continuara con la exigencia de derechos y no se levantara mucho después que el mismo paro nacional.

En múltiples ocasiones durante la movilización el personero gritó a los manifestantes, diciendo que era el colmo que le hicieran eso al alcalde, intenta desprestigiar de manera permanente a Isabel Cristina Zuleta líder del Movimiento al afirmar que se gana más de 15 millones por estar en el Movimiento, que es agresiva, además de repetir en distintos espacios que conoce a su familia en Ituango, a esta lideresa intentó amedrentarla en su despacho con insinuaciones como “de haber estado yo no le había permitido que humillara así al alcalde en ese debate, yo no le permito […] usted no pude en hacer […]” “yo la responsabilizó a usted de lo que pase” , también ha insistido en que los que están en el Movimiento son caballos cocheros, que el amparo policivo él mismo se lo proyectó al alcalde y que hay que defender a la empresa. Así mismo ha arremetido contra otras mujeres líderes locales como con la representante de la asociación de víctimas de Valdivia Blanca Inés Pérez quien presentó su testimonio de manera pública sobre la manera como la alcaldía y personería le ha negado asuntos esenciales para la labor que realiza por el hecho de no haber apoyado al actual alcalde durante su campaña. Después de esto se le ha vuelto la vida imposible porque el personero Didier García Álvarez ha dañado la imagen de la líder de quien indica a las demás vitrinas que no es alguien en quien puedan confiar, del mismo modo ha sido perseguida por otros integrantes de la administración con gestos desobligantes y malas palabras en rechazo a la denuncia realizada en público.

El alcalde municipal se negó a facilitar el Coliseo del municipio para la concentración de campesinos, que con un fuerte aguacero durante su llegada generó algunos problemas de salud sobre todo en los adultos mayores y niños y niñas, además de las incomodidades porque implicó que todas sus pertenencias quedara mojadas. Ante la negativa del alcalde de prestar un sitio para albergarse y en vista de que una patrulla de Policía estaba apostada en la entrada al Coliseo cerca de 300 manifestantes ingresaron por la parte posterior del recinto para buscar refugio ante la inclemencia de las lluvias y la llegada de la noche del 30 de mayo de 2016. Con posterioridad y durante algunos encuentros con el alcalde expreso que podían estar allí. El día de la llegada se cortó el suministro de energía y de agua en el municipio al parecer por fallas en el servicio, esto duro los 19 días de la concentración, de manera intermitente se tenía agua, lo que generó problemas sanitarios en diferentes momentos, por lo que se exigió agua a la alcaldía municipal y atención médica. En una única ocasión el alcalde facilitó una camioneta para transportar agua, el Ejercito facilitó las canecas hasta finalizada la concentración, el hospital atendió a las personas pero no suministro medicamentos.

Desde el mismo día de la llegada al municipio, 30 de mayo, se recibieron amenazas por parte de paramilitares, aproximadamente a las 2:00 p.m. William de Jesús Gutiérrez recibe una llamada telefónica del número 3215003525 en la que le dicen que tiene que abandonar el paro y que no quieren paros en el Puerto ni en Valdivia. Un hombre desconocido visitó la vivienda de Rito Mena integrante de la Junta Directiva de la Asociación de Mineros y Pesqueros de Puerto Valdivia AMPA y quien fuera su presidente por largo tiempo, hasta su actualización de Junta este año. Mientras se encontraba en la concentración en el casco urbano de Valdivia, siendo las 6:10 p.m. recibió una llamada de su esposa donde muy asustada le manifiesta que un hombre fue a su casa para pedir su número telefónico, al ella negarle el número de teléfono decide dejar el siguiente mensaje “dígale que sino levantan ese paro que se atengan a las consecuencias, que no se metan con las máquinas de Hidroituango o de Mispe, que no las pueden parar” Rito decide realizar la denuncia al día siguiente.

Al día siguiente de la llegada (31 de mayo) y después de tener un debate público con el alcalde de Valdivia a las afueras de la alcaldía William de Jesús Gutiérrez Nohava recibió otra llamada del mismo número de teléfono en donde le decían que cual era pues la vaina que porque seguimos en el paro, William alcanzo a contestarle que él no podía hacer nada al respecto porque eran muchas asociaciones y era una movilización nacional , el desconocido insistía en que se pasara al líder del paro, en ese momento William le paso el teléfono al presidente de AMPA Eimberto Vargas quien lo puso en alta voz y se pudo escuchar como daba la orden de que devolverse toda la delegación de Puerto Valdivia sino no respondía por los integrantes de la asociación AMPA, señaló que conocía a todos los integrantes de la asociación, además que no había dado permiso para ningún paro. Después de realizar en las horas de la tarde una protesta pacífica en la que se gritaron consignas relacionadas con los daños sociales y ambientales ocasionados por Hidroituango, este sujeto desconocido nuevamente llamo del mismo número esta vez solicitando se reunirá a todos los líderes para que se levantara de inmediato el paro, sino no respondía por la vida de nadie, además prohibió gritar consignas en contra de Empresas Públicas de Medellín y bloquear la maquinaria de la obra, dio un plazo de dos horas para que regresaran los del Puerto y se levantara el paro. De inmediato nos dirigimos al comando de policía de Valdivia e informamos de esta situación y en presencia del patrullero Blandón y otro del distrito de Yarumal se llamó a este número pero no se obtuvo respuesta. A las dos horas aproximadamente en presencia de más de 15 personas se recibe otra llamada del mismo número, al número de Isabel Cristina Zuleta, esta llamada se logra grabar, en la misma repite la afirmación de que el paro tiene que ser levantado de inmediato, que tienen hombres que harán cumplir sus órdenes en Valdivia, que con ese paro le están calentando la zona, insistió en que se le preguntará a William quien era y William afirmó que era un reconocido paramilitar de la zona con el alias de “Alejandro” que se la pasaba en Puerto Valdivia y en Zorras.

Cabe recordar que el 31 de mayo ante la delicada situación se solicitó al alcalde una reunión de carácter urgente con fuerza pública para denunciar lo sucedido. Así se hizo en presencia de múltiples funcionarios, la fuerza pública se comprometió con un seguimiento y rondas permanentes al Coliseo, además al día siguiente en reunión solicitada por el teniente Marín de la Policía Nacional del distrito de Yarumal, quien no pudo asistir la noche anterior, se repitieron los hechos relacionados con las amenazas y la policía realizó entrega de copias con sugerencias de autoprotección. Se puntualizó en esta reunión la necesidad de protección en las veredas en donde se ha conocido de la presencia historia de paramilitares, como lo es en el sitio conocido como zorras en donde habitan integrantes y lidere del Movimiento y también este grupo al margen de la ley, en casa concretas conocidas por toda la población incluso la policía.

Debido a esta situación algunos de los manifestantes se retiraron de la concentración por desconfianza con la Policía, en la zona no se realizaron las denuncias de manera directa, pues, en los siguientes días fueron observados muchos hombres armados realizando seguimiento a los manifestantes, en algunos casos cerca de la policía y esta no hizo nada al respecto incluso cuando se le solicito que actuara. En dos ocasiones fueron observados cerca de los manifestantes paramilitares conocidos de la zona, la tensión siguió aumentando, ante la ausencia de garantías la manifestación decidió tomar sus propias medidas de autoprotección como equipos de seguridad en la entrada al Coliseo e identificación para todos los manifestantes realización de marchas cerradas, entre otras.

El 15 de junio de 2016 Cecilia Muriel secretaria de AMPA, antes del inicio de un evento público con la administración municipal de Valdivia en el corregimiento de Puerto Valdivia recibe una llamada del número 3148375305 en la que le advertían que ni se le fuera a ocurrir hacer paros en el Puerto o meterse con las maquinas, preguntaban insistentemente a que había bajado de Valdivia toda esa gente, al explicarse que era una reunión con el alcalde, el desconocido expresó su aprobación “que eso si lo dejaba hacer”

Después del 31 de mayo día en el que se dio el debate público con alcalde de Valdivia, él mismo alcalde se comprometió en la llegada al municipio del viceministro del interior y la secretaria de gobierno del departamento, después expreso que no era posible y que debía ir una delegación a Taraza. Así se hizo y en Taraza se comprometieron a tratar los temas en discusión en el espacio de Cumbre Agraria programado para el 10 de junio de 2016. No obstante el alcalde incumplió su palabra pues asumió un compromiso por el cual no pudo responder.

Siendo aproximadamente las 7:30 a.m. del día 3 de junio de 2016, después de estar concentrados en el Coliseo del municipio de Valdivia desde el día 30 de mayo de 2016 protestado por los incumplimientos del Gobierno Nacional Regional, además por los amparos policivos y desalojos forzosos que desde el año 2010 se han presentado en contra de comunidades pescadores y mineras ancestrales afectadas por el megaproyecto Hidroituango y en vista de la ausencia de dialogo y solución por parte de la Gobernación  de Antioquia y de la alcaide de Valdivia los manifestantes deciden entrar masivamente (unas 200 personas) a la alcaldía de Valdivia esperando un dialogo directo con el alcalde y la gobernación de Antioquia. En un primer momento algunos de los funcionarios deciden salir del recinto, después vuelven a ingresar, de hecho otros trabajaron hasta una hora después del ingreso de la manifestación el secretario del Concejo, salió y regreso al Concejo, desde allí informó sobre la tranquilidad en la que estaban los manifestantes y el buen estado de las instalaciones.

De igual manera entraron y salieron funcionarios de la tesorería, el mismo personero Didier García Álvarez, la policía, entre otros. Los manifestantes desconocían que el alcalde estaba en las instalaciones poco después se enteran porque decide salir del recinto y da la orden de que todos los funcionarios salgan con él. Esto demuestra que no hubo impedimento para la función pública, los manifestantes esperaban un dialogo en un espacio que es de uso de la ciudadanía. Tampoco hubo violencia de parte de los manifestantes ni actos de “vandalismo” como lo calificó el Coronel de la Policía de Antioquia Wilson Pardo, por el contrario el ESMAD y hombres fuertemente armados rodearon las instalaciones de la administración municipal, un hombre del ESMAD golpeó al niño Juan José Callejas, así mismo hubo agresiones incluso cuando ya los manifestantes habían decidido salir de manera pacífica en acuerdo realizado con el Personero que ingreso a mediar y puso en alta voz al alcalde asegurando que la Secretaria de Gobierno del departamento y el viceministro del interior haría presencia al día siguiente en Valdivia. Se solicitó que la secretaria de gobierno del departamento confirmara dicho compromiso por medio de un mensaje a Isabel Cristina Zuleta, ella misma le escribió a la secretaria preguntando si era o no cierta la confirmación del alcalde y esta no dio respuesta alguna.

Con posterioridad a estos hechos el alcalde municipal se ha referido de manera despectiva en múltiples ocasiones con graves señalamientos en contra de Isabel Cristina Zuleta, Orlando Gutiérrez, Eimberto Vargas y Pedro Fonegra, por la emisora comunitaria Digital Stéreo, en eventos públicos y en reuniones como la de Asocomunal entre otras. De la misma manera ha actuado el personero municipal quien en evento público del 15 de junio de 2016 en el corregimiento de Puerto Valdivia acudió al mismo con la camiseta de la administración municipal en una clara ausencia de claridad sobre su rol, pero lo más grave es que los señalamientos por parte de este funcionario se agudizaron con posterioridad a la ocupación pacífica y más aún al retorno de la población a sus lugares de origen.

Es importante resalta que al día siguiente de la ocupación pacífica, el sábado 4 de junio de 2016 el Comandante de la Policial de Antioquia Wilson Romero ofrece una amplia rueda de prensa en la que ataca la honra y reputación tanto del Movimiento Ríos Vivos como de Isabel Cristina Zuleta haciendo un grave daño a nuestro su buen nombre, derechos consagrados en la Declaración universal de los Derechos Humanos y en la constitución Política de Colombia, con la misma vulnera también el derecho a la presunción de inocencia frente a presuntos delitos que no han sido probados ni llevados ante un juez hasta el momento de las declaraciones públicas.

En dicha alocución que se emitió por lo menos 18 horas más tarde de haberse llevado a cabo la desocupación de la Alcaldía de Valdivia por parte de ESMAD, el coronel denunció que al ingresar en la alcaldía hurtaron un computador portátil de uno de los concejales, y dado que todos eran de Ríos Vivos, dejó claro por medio de dichas aseveraciones a la opinión pública que el Movimiento Ríos Vivos era un ladrón así como Isabel Cristina Zuleta. Ahora bien el hecho se constituye claramente en una injuria y calumnia pues públicamente el Alcalde de Valdivia ha presentado su testimonio al respecto y ha dejado claro que el computador no se encontró recién se llevó a cabo la desocupación pero que a las dos horas apareció. Es decir, no hubo hurto, y esta información estaba disponible a las dos horas de la salida de los manifestantes de las instalaciones de la alcaldía, es decir, un día antes de sus declaraciones. De otra parte, según el testimonio del Alcalde Jonás Henao, presentando en puerto Valdivia en evento público del 15 de junio donde también hizo presencia la policía, el hecho de que el computador desapareciera se debió posiblemente a un saboteador que intentó enlodar la acción emprendida por el Movimiento Ríos Vivos Antioquia y dañar la relación entre la administración y el Movimiento. No obstante, los únicos pronunciamientos al respecto han sido los del coronel y del alcalde por lo tanto se hace necesario aclarar ¿Es el Comandante el saboteador al que hace referencia el alcalde de Valdivia, es la institución? ¿Cuáles son las razones para que la Policía y específicamente el Comandante realicen acciones para afectar la relación entre la administración y el Movimiento? En términos de la protección de los derechos a la que se debe el Estado y siendo la policía Nacional un organismo con funciones específicas en materia de protección de derechos para el movimiento es de crucial importancia se aclare esta situación y se repare su buen nombre.

Para las y los integrantes del Movimiento es claro que en un contexto de amenazas en el que un grupo al margen de la ley ha buscado a los principales líderes de la movilización y les ha amenazado de muerte, incluida Isabel Cristina Zuleta, los señalamientos con nombre propios aumentan el riesgo para la vida e integridad física de la dirigente y demás líderes e integrantes del Movimiento Ríos Vivos amenazados. Resulta sospechoso para el Movimiento que en el informe que da el Coronel en la citada rueda de prensa, sobre el estado de las concentraciones en Antioquia en el marco de la Minga Agraria, sólo para el caso de Valdivia se insista en responsabilizar a una persona y se señale con nombre propio.

Después de estos hechos la persecución de los agentes de policía a la manifestación fue permanente, hubo ocasiones en las que se volvió prácticamente imposible salir a las marchas que diariamente realizaban los manifestantes pues hombres de la policía realizaban fotografía y grabaciones de manera permanente, incluso a las mismas funcionarios de la Defensora del Pueblo, aunque previamente el acuerdo entre esas mismas funcionarias y la policía había sido lo contrario.

III. CONDICIONES EN LAS QUE SE ENCUENTRA LA COMUNIDAD, VEREDAS VISITADAS Y CASOS PARTICULARES DE ANÁLISIS. Resultado de las actividades realizadas por las organizaciones durante la Misión de Verificación.

  1. Condiciones en las que se encuentra la Comunidad. Las fotografías que se presentan fueron tomadas todas durante las diferentes actividades del día 20 de octubre de 2016.

Las personas manifiestan su inconformidad por el incumplimiento de los funcionarios públicos que se presentarían como representantes del Estado, pues estos no asistieron al encuentro pactado y confirmado por la institucionalidad. Situación que no impidió que se realizaran las actividades planeadas.

En el Coliseo Cubierto del corregimiento de Puerto Valdivia llamado Cachirimé se encuentra un grupo de apoyo especial de la Policía Nacional[5], situación que generó que las personas se sintieran inhibidas de dar sus testimonios relacionados con la violación a los derechos humanos, y expresaron que este espacio muchas veces no se puede usar para cumplir con su objetivo, que es la sana recreación, el esparcimiento, el deporte y la integración comunitaria. Así mismo una mujer integrante del Movimiento Ríos Vivos fue violentada por conductas sexuales inapropiadas de un policía quien estaba en el baño público masturbándose; hecho que evidencia el riesgo inminente para la población en general pero especialmente de infancia, adolescencia y mujeres.

En esta actividad se advierte la presencia de dos personas extrañas para la comunidad y se invitan a presentarse. La primera de ellas es el señor Nelson Henao Zapata del Ministerio del Interior, dirección de derechos humanos y un abogado de las Fuerzas Militares quien se negó a dar su nombre.

Durante el recorrido en Jhonson hacia la vereda El Astillero se logra visualizar la destrucción generada por Hidroituango con la construcción de la vía Presa – Puerto Valdivia; desde la montaña caen rocas de grandes dimensiones al río. La empresa que fue advertida por la ANLA en autos resolutorios de este mismo año, para evitar continuar con situaciones como ésta, continúa poniendo en riesgo a las comunidades barequeras y pesqueras, sigue obviando dichas recomendaciones. Se logra capturar en video que la barricada puesta por Hidroituango no detiene las rocas, e incluso la rompe fácilmente.

En la vereda El Astillero se evidencian derrumbes de piedra que no permiten el trabajo del minero artesanal. A inicios del mes de octubre de 2016 se retiró el planchón que recorría las playas y también ha generado destrucción a las mismas, aunque no se compara con la generada por Hidroituango se suma a la difícil situación de las comunidades. La empresa manifestó que limpiaría el material a la fecha continua la situación, generando violación al derecho al trabajo de los mineros artesanales de la zona.

En este lugar se encuentra la casa del señor Orlando Gutiérrez, el cual es afectado directo por la construcción de la vía entre Puerto Valdivia y zona de presa. Su casa se encuentra debajo del lugar por donde Hidroituango decidió hacer la vía sin consultar ni informar a las comunidades. A su casa le caen las rocas de la parte alta unas por las explosiones que realiza sin dar aviso a la población, otro producto de las obras en sí mismas, lo que le ha generado grietas, rompimiento del
techo, polvo, entre otros daños y afectaciones. Además el señor Orlando fue víctima de un allanamiento ilegal en su hogar, realizado por la inspección de policía, acompañada por 80 hombres armados de la fuerza pública y por un empleado de seguridad privada de Hidroituango. Además fue víctima de arresto ilegal pues ni siquiera le fue leído el porqué de la detención ni los derechos que tiene. El señor Gutiérrez se siente afectado tanto en su salud física como psicológica pues en este momento se encuentra DESPLAZADO por Hidroituango, por las amenazas y el allanamiento, siente que la fuerza pública privilegia a la Empresa que los derechos humanos y el DIH. Desde dos días antes de iniciarse la Minga cuando se presentó el allanamiento no ha podido regresar a su vivienda, esperaba hacer después de la Misión de Verificación cuando las entidades del Estado le brindaran garantías para permanecer en su vivienda y trabajo en el río, al no incumplir, la víctima sigue esperando respuesta del Estado.
Los múltiples daños a la vivienda son derivados en su mayoría por las obras de Hidroituango, pero es importante establecer la relación con los daños ocasionados por el allanamiento ilegal, aunque es claro que los daños a cultivos y al techo no pueden ser por
este abuso de autoridad si lo son los daños a las puertas, camas y ropa que se hizo vidente durante la Misión.

 

Caso Orlando de Jesús Gutiérrez Nohava y William de Jesús Gutiérrez Nohava

El siguiente relato retoma y complementa las descripciones realizadas en el Informe de violación de derechos en contra de manifestantes organizados en el Movimiento Ríos Vivos Antioquia que se concentraron en el marco de la Minga Agraria, convocada por el proceso de Cumbre Agraria Étnica y Popular en el municipio de Valdivia Antioquia, desde el día 30 de mayo hasta el día 18 de junio de 2016, realizado directamente por las víctimas.  

El día 18 de mayo de 2016 los líderes y hermanos Orlando de Jesús Gutiérrez Nohava y William de Jesús Gutiérrez Nohavá habitantes del municipio de Valdivia fueron notificados de un amparo policivo interpuesto por Empresas Públicas de Medellín en su contra sobre el terreno en sana posesión ubicado en el sector de Puerto Escondido Dos, vereda El Astillero. Ante esta notificación presentaron documentos que demuestran su ánimo de señor y dueños sobre los cuales aún no se pronuncia la administración municipal. No obstante, el 27 de mayo de 2016 a las 11:30 a.m. aproximadamente, mientras Orlando se encontraba en su terreno pescando en el río Cauca, llegaron la inspectora Nubia Areiza acompañada del Teniente Marín y un gran número de agentes de policía, acompañados del jefe de seguridad del consorcio MISPE. El Teniente Marín acuso a Orlando de ser el promotor de los paros en la zona, de haber amenazado con machete a los trabajadores de Mispe, lo intimidó diciendo que era capaz de meter toda la fuerza pública ahí para que dejara trabajar al Consorcio. Orlando le respondió que sí a él le tocaba organizar a todos los campesinos para salir lo haría, el capitán lo señaló de estar amenazando con la guerrilla de las FARC.

Orlando solicitó durante el procedimiento la orden de captura, de allanamiento o de lo que fueran a hacer. La Inspectora en un principio señaló que iba por un amparo policivo, sobre lo que Orlando les expresó que habían presentado recurso y estaban a la espera de la decisión. Ambos, policía e inspectora, dijeron que no sabían nada de eso. El capitán le dijo que se lo llevaría preso porque simplemente él era la ley y lo podía hacer. Orlando sólo pidió tiempo para vestirse, en ese momento se dirigió a su casa y se dio cuenta de que había sido allanada, que todas sus pertenencias estaban destrozadas y revolcadas, le cogieron un machete y un chimeneo (Escopeta artesanal que usan los campesinos para matar animales en el monte) Mientras se vestía escucho un disparo. Salió y cerró las puertas de inmediato fue esposado y llevado al comando de policía de Puerto Valdivia, allí le reseñaron, tomaron fotografías de todos los perfiles, huellas dactilares e innumerables preguntas sobre datos familiares lugar en donde residen hermanos y padres. Estuvo retenido sin saber las razones hasta las 4:00 p.m. Se dirigió de inmediato a poner la queja en personería municipal, casco urbano de Valdivia y el personero le dijo que no podía recibirla en ese momento porque él (el personero era un hombre muy ocupado y con él le tocaba pedir cita). Desde estos hechos no ha regresado a su parcela, llegó a la movilización como los demás el día 30 de mayo, durante la movilización Orlando fue señalado por la policía en diferentes momentos, hostigado y presionado por el alcalde Jonás Henao, por medio de la emisora le señaló de ser el culpable del paro agrario y demás desordenes en Valdivia.

Orlando ya había interpuesto una denuncia por perturbación a la posesión y daño en bien ajeno en contra del consorcio MISPE, William a su vez ha interpuesto múltiples quejas por daños a los cultivos y sobre algunas de ellas ha obtenido reparación económica.

Orlando tiene en actualmente un proceso en su contra en la fiscalía local presuntamente por violaciones al derecho al trabajo, aún sin avances en las investigaciones. También ha interpuesto varias denuncias desde el año 2015 al igual que su hermano por amenazas a su vida e integridad física. Ambos son víctimas del conflicto armado y desplazados por la masacre de El Aro.

En esta vereda se encuentran cuatro (4) familias que han sido desplazadas por el proyecto Hidroituango sin recibir ninguna reparación, compensación o mitigación. En medio de las dificultades que les ha hecho vivir Hidroituango, lograron encontrar otro sitio para vivir. Una de estas familias se vio obligada a ubicarse en la montaña al frente de la casa del señor Orlando Gutiérrez. Ahora han comenzado a sentir las afectaciones generadas por el proyecto hidroeléctrico Espíritu Santo porque les han dicho que también tendrán que salir de allí, lo que genera incertidumbre sobre que harán ante un nuevo desplazamiento.

De camino al lugar conocido como La Guamera se reciben denuncias sobre la actual situación de los estudiantes de la escuela de la vereda El Astillero quienes a la fecha no cuentan con la Escuela que la empresa EPM debe entregar debido a que EPM la derrumbó, todo en situación de engaño a la comunidad. Los padres de familia informan que ellos en reunión previa al derrumbe y a todos los impactos negativos generados en la escuela por la construcción de la Vía Presa- Puerto Valdivia le manifestaron a Hidroituango que no avalaban tumbar la Escuela, que les solicitaban que la arreglaran, sin embargo EPM expresa tener su consentimiento de derrumbarla bajo firma de acta. Los habitantes de la comunidad aseguran haber firmado la asistencia a la reunión donde se planteó la situación más no la aceptación de derrumbarla. 18 estudiantes asistieron a la reunión

 

 

Así mismo, durante el recorrido se evidencia el daño ambiental generado por la maquinaria sueca Scania y Atlas COPCO, las montañas en el Cañón del Río Cauca están siendo devastadas y el camino para todo aquel que necesite transitarlo, especialmente comunidades campesinas de todas las edades, se convirtió en un factor de alto riesgo. Dicha empresa debe tener en cuenta que esta actividad no sólo genera graves daños ambientales sino un riesgo muy alto para la vida e integridad física; debe considerar que no contribuye a la paz, y por el contrario sus actividades en el territorio han aumentado de manera significativa los daños sociales, culturales, económicos, políticos y la violación a derechos humanos.

Los padres de familia comentan el aumento de enfermedades e inminentes riesgos a la salud especialmente de los niños y niñas a causa de las voladuras. Pues se hacen las voladuras sin antes concertar con las comunidades los horarios de las mismas, tampoco hay un programa de prevención del riesgo aplicado o desarrollado con la comunidad, tanto es que las personas no conocen los protectores auditivos que la empresa debe entregarles. Así mismo las comunidades expresaron que la obra continuó sobre todo la construcción de puentes, cunetas y en las noches vaciado de concreto a pesar de la suspensión de la misma con la Resolución 027 del 15 de enero de 2016.

Foto Nº 14 Recorrido de la Misión por la construcción de la vía Puerto – Valdivia zona de presa en donde se evidencia que la misma no ha sido terminado como lo han publicitado por distintos espacios EPM, violando el derecho a la información veraz, sino que también se evidencio el alto riego al que se ven sometidas las comunidades, pues dañaron los caminos tradicionales y se ven obligadas a transitar en medio de las obras.

Foto Nº 16 Maquinaria al lado de la cual debe transitar la comunidad.

La maquinaria pesada impide el tránsito de los habitantes de la comunidad generando un riesgo especialmente para los niños, niñas y mujeres quienes debe pasar por encima de las máquinas o por el borde del abismo de la montaña para continuar el trayecto a la zona de embarque del Jhonson (como se denomina en el territorio la lancha de pasajeros). Esta ruta antiguamente se hacía por medio del bosque a través del camino de herradura trazada por los habitantes de la comunidad. Hoy ha desaparecido y junto a ella un espacio de encuentro comunitario, un espacio para la recreación y esparcimiento de sus habitantes. Este espacio ha sido cooptado por los trabajadores de la obra; las mujeres se sienten inseguras de transitar solas por la violencia sexual –piropo, acoso callejero- que realizan los trabajadores, por ende no permiten a sus hijos e hijas que hagan uso del lugar, la fragmentación del espacio socio-recreativo, de libertad de tránsito, ha de recordarse, es violación a los derechos fundamentales.

 

Foto Nº 17 Las obras y la maquinaria impiden el ejercicio al derecho a la libertad de movilidad en la zona y ponen en riesgo la vida de los habitantes del sector.

 

Foto Nº 18 Las volquetes y demás vehículos que transitan por la vía generan polvo que antes no había en la zona, impactando la salud de los habitantes. Así mismo al transitar en un reducido espacio por la misma zona que los habitantes se aumenta el riesgo de accidentes.

 

 

 

 

 

Se observó a lo largo del recorrido como la maquinaria arroja todo el material  de escombro y la roca que ha dejado el taladro al río Cauca; lo que para los trabajadores es el abismo de la montaña para las comunidades son sus caminos, casas, peces, es su territorio que ahora les es irreconocible. Hidroituango viola el derecho a los caminos de herradura, al libre tránsito y locomoción y continúa a pesar de que se levantó la sanción en este sentido, arrojando material al cauce del río Cauca

 

Foto Nº 19 A la izquierda. Evidencia como la máquina retroexcavadora en el recorrido hacia La Guamera continua arrojando material al río Cauca.

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto Nº 20 Abajo. Evidencia como la empresa está talando el bosque y dejando la madera en los caminos. Las comunidades desconocen lo que es un permiso forestal nadie les ha explicado, pero denuncias como la empresa ha arrojado al cauce del río mucha madera, también presentaron un audio de un trabajador como evidencia de esta situación irregular que está afectando a comunidades aguas abajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto Nº 21. Abajo. En otro de los caminos se evidencia más madera en troncos grandes en el piso y a punto de caer la río, sólo sostenida con los árboles que quedan en pie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Chorro de La Guamera como la población denominaba el espacio de recreación y turismo familiar, un lugar privilegiado para la pesca debido a que el pescado es adecuado en talla y peso, era una alta fuente de ingreso en época de verano, también era un espacio de conexión social entre las comunidades del corregimiento El Aro y Las Auras Briceño y distintas veredas de Valdivia. A la fecha se encuentra cooptado por la maquinaria del proyecto Hidroituango, se realizó ampliación del espacio de la playa trasladando piedra y arena de una orilla a otra para poder parquear los vehículos de la empresa, así mismo el Johnson no puede continuar el transito río arriba por el cambio generado en la formación del río Cauca, el pescado se escaseó y el lugar se tornó en un espacio privilegiado para los trabajadores de la obra, algunos lugares fueron pavimentados fragmentando aún más los pocos hábitats que resisten a desaparecer. Este relleno no aparece en los permisos y autorizaciones sin embargo sigue estado allí.

Foto Nº 22 Arriba. La Guamera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto Nº 23 Arriba. La Guamera, espacio en donde antes existía una caseta comunitaria hoy hay una carpa. Por esta bodega que está sirviendo a veredas como Organí del municipio de Ituango pero que por estar del lado de la quebrada que corresponde a Valdivia se encuentra en territorio de la vereda El Astillero de este municipio, se están presentando conflictos que antes no estaban entre las comunidades, pues la antigua bodega se encontraba en otro lugar y la empresa promueve este tipo de conflictos apoyando la construcción de bodegas para veredas que muestren su apoyo a la obra.

El regreso del recorrido duro hasta altas horas de la noche. En la vía que se encuentra en construcción se pudo evidenciar que las obras no paran en ningún momento.

 

Foto Nº 24 Abajo y 25 derecha. Chorros de agua. Durante la noche se evidencia la considerable pérdida de agua que genera la empresa durante el lavado de los vehículos entre ellos los de la empresa Scania, el agua es desperdiciada a través de mangueras de alta presión las cuales no son cerradas mientras se espera la llegada del vehículo que debe ser higienizado para que al día siguiente vuelva a ser ensuciado. Se evidencia el no cumplimiento de Políticas de Uso Eficiente y Racional del Agua.

 

 

  1. DENUNCIAS Y TESTIMONIOS EN EL COLISEO DEL MUNICIPIO DE VALDIVIA. Día dos de Misión 21 de octubre de 2016. Actividad cuatro.

Durante la presentación de denuncias en general, las personas estaban muy preocupadas porque muchas de ellas, a pesar de haber denunciado no fueron reconocidas como víctimas del conflicto armado y otras porque no denunciaron los hechos victimizantes por temor y no saben qué hacer al respecto. Expresan miedo porque las estructuras que generaron los hechos victimizantes aún se encuentran en el territorio y aunado a esto, sienten la falta de apoyo institucional en materia de protección de los derechos humanos.

En relación con el personero municipal, señor Didier García Álvarez surgieron varias denuncias; a continuación se relatan:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto Nº 26 Evento de recepción de denuncias en el Coliseo del casco urbano del municipio de Valdivia. Asistieron unas 30 personas las cuales expresaron su molestia por el incumplimiento del Gobierno Nacional.

En general la comunidad articulada al Movimiento Ríos Vivos Antioquia a través de sus organizaciones territoriales de base expresan que después de terminada la Minga Agraria, Campesina, Étnica y Popular la situación de riesgo ha aumentado.  Y esto lo expresan en relación con el funcionamiento de las instituciones del Estado, en este caso específicamente, en relación a la función pública y de defensa de derechos humanos que debe ejercer el Personero municipal. Las comunidades expresaron que el personero antes de cumplir una función de servidor público y defensor de los derechos está actuando como acusador y señalador, dicen que su comportamiento es como la de un abogado más, y que defiende intereses de la empresa Hidroituango y de EPM y del alcalde. Situación que se evidencia cuando se acude a la personería a presentar quejas por Hidroituango o por otro hecho victimizante y éste expresa que: “yo no estoy para eso”. También el personero municipal Didier García Álvarez no recibe quejas o denuncias aduciendo que las personas no pueden presentar varias quejas. O sea, si la persona en algún momento presentó una queja o denuncia, dice que ya no es permitido otra más. Otra denuncia es que el sistema para ser atendido en el hospital cambió y quisieron ir a poner una queja porque se sienten agredidos por el nuevo sistema y porque querían ser informados antes de tomar una decisión que les afectara su vida de manera tan significativa. Al solicitarle al personero que tomara la queja éste dijo que: “no estoy para esas cosas”. Y no la tomó.

El funcionario público ha expresado a personas que hacen parte de las asociaciones de base que Isabel Cristina Zuleta, integrante del Movimiento Ríos Vivos, utiliza a la gente, que ella se ganaba mucha plata a costa de ellos (la comunidad)

En la mesa de víctimas de Valdivia se evidenció como el señor Didier García Álvarez ha intentado poner en contra a sus integrantes y en especial en relación con la señora Clementina Barón teniendo en cuenta que este es un espacio de participación ciudadana sumamente necesario en un municipio donde las víctimas hasta enero de 2016 ascendió a 5206.

La señora Clementina Barón (Foto Nº 27 lado derecho), representante de la Asociación de Víctimas del municipio de Valdivia presentó su denuncia y relata hechos victimizantes que ha sufrido a través de su vida, expresa mucho temor por su vida. Relató que 20 familiares suyos han sido víctimas del conflicto.

Otro de los asistentes expresa que: “en el año 2005 en Puerto Valdivia, los cogió un grupo armado y que les decía: “son guerrilleros”. “Nos hicieron tiros pero no nos hirieron”. Expresa que no ha denunciado porque ha estado muy amenazado.  Se negó a dar su nombre y pide garantías para denunciar. Expresa que sabe de las alianzas entre la policía de Puerto Valdivia y los paramilitares y por eso su temor, pues además le toco vivir situaciones como en el año 2007 le quemaron su casa los llevaron hasta la Cristalina, Conejo, en camiones como si fueran unos animales. “Allí había policías, él los vio y por eso su desconfianza”.

Después de la Minga Agraria, Campesina, Étnica y Popular, Blanca Inés Pérez de Casas identificada con cédula de ciudadanía número 22191780 de Valdivia  se dirigió a la personería municipal a interponer una denuncia y el personero municipal Didier García Álvarez le dijo: “Cuando las personas son revolucionarias no merecen que uno las atienda

Blanca Inés no sólo es víctima de secuestro, desplazamiento forzado, homicidio, extorsión en varias ocasiones y tortura sino que también es representante de la Mesa de víctimas en el municipio de Valdivia expresa que en la mesa de Víctimas hay varias amenazas a sus miembros y a ella en particular. También denunció que el Personero Municipal Didier García Álvarez les ha dicho a las personas integrantes de la asociación a la que pertenece y de la Mesa “que la breguen a sacar”. Este señor le ha dicho de frente que “usted no tiene nada que hacer aquí, usted es un reblujo”.

La señora relata que el 22 de julio de 2016 llegaron hombres motorizados y armados a su hogar, que aunque no se presentaron se sabe que hacen parte de los paramilitares que actúan en la zona, y se le llevaron a su hijo Roberto Aguirre. Cuando los hombres llegaron pusieron el brazo sobre el hombro del hijo e hicieron dos tiros. El hijo estaba amarrado y gritaba “me van a matar” Le dijeron a la madre que no denunciara porque “antes la policía nos paga $2.000.000 por sacar a las gonorreas del municipio”. Ella se desmayó y desde este momento sufre de estrés y está muy deprimida. La señora fue extorsionada dos veces y solo pudo pagar una de las extorsiones por un valor de $1.700.000, dinero que salió de la venta de la moto de otro de sus hijos. Expresa que no quiere vivir más en su casa, pues está ubicada en un lugar muy solo.

La señora Inés de la asociación de víctimas expresa que tiene mucha preocupación por la vida de su compañera (Clementina), expresa que tiene muchas amenazas también.

El señor Jesús Antonio Areiza relata que su padre fue víctima de tortura. Hizo la denuncia y aparece como desplazado y despojo de tierras, pero aún no lo han reparado. Al señor Jesús Areiza le han dicho que la líder del Movimiento Ríos Vivos Antioquia subió de cargo, rumores que él explica son mal intencionados que buscan generar desconfianza y desarticulación del proceso social en el territorio de Valdivia.

El señor Gustavo Baena denuncia que en el año 2001 lo amarraron y amenazaron, le dijeron que no denunciara porque si lo hacía le mataban a la familia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto Nº 28. Asistentes a la jornada de denuncia en el Municipio de Valdivia Coliseo municipal 21 de agosto de 2016 en el marco de la Misión de Verificación convocada por la Cumbre Agraria, el Movimiento Ríos Vivos y aprobada por el Gobierno Nacional.

Algunas comunidades se encuentran preocupadas por el Plan Piloto de Sustitución de Cultivos Ilícitos que se adelanta en Briceño, expresan que hay mucha incertidumbre con su futuro, pues, según dicen, han sido excluidos de las decisiones que afectan su pervivencia. Así mismo las comunidades de Valdivia que tienen cultivos de coca expresan que organizaciones de la zona presionan para que se ingrese a los Comités Cocaleros que están promoviendo argumentando que si no ingresan no podrán participar de los procesos de sustitución, esta misma denuncia se presentó por parte de comunidades de El Aro en Ituango, Valdivia y Briceño.

También expresaron su preocupación por la presencia de minas antipersonales en los territorios de estos tres municipios, caminos de Ituango que se han perdido. Múltiples desaciertos en el proceso del deseando en Orejón Briceño y la presencia de muchas más minas en este municipio al igual que en Valdivia.

 

CUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES EN RELACIÓN CON LAS GARANTÍAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS Y DESCA

A lo largo del conflicto armado en Valdivia, donde han participado grupos armados como la fuerza pública y otros actores al margen de la ley, no ha habido garantías en relación a los derechos humanos y se ha omitido la función del estado como garante de derechos a través de sus instituciones y administraciones municipales y departamentales.

A continuación se describen algunas de las infracciones al Derecho Internacional Humanitario en el territorio de Valdivia:

  • Atentados contra la vida, tortura, libertad y la integridad de la población civil,
  • Serias violaciones a la libertad de expresión, organización y participación,
  • Población civil en medio del conflicto armado.
  • Utilización de métodos o medios para generar terror en la población civil desplazamiento forzado.
  • Afectaciones al medio ambiente (afectaciones a las zonas agrícolas y acuíferas.
  • Violaciones al derecho a libre movilidad
  • Apropiación de territorios de uso y bienestar colectivo.
  • Zonas sembradas de minas antipersonales

Se contemplan dentro de los Derechos Fundamentales violados y/o vulnerados a las comunidades articuladas al Movimiento Ríos Vivos Antioquia:

  • A la vida
  • A la Vivienda digna
  • A la salud
  • A la educación
  • A la integridad personal y buen nombre
  • A la libertad personal, de expresión y difusión de pensamiento
  • A no ser desplazado
  • A la libertad de residencia
  • A la libre circulación
  • A la paz
  • Al trabajo y su libre ocupación
  • A la Constitución y participación de organizaciones sociales
  • Al ejercicio y control político
  • A la protesta pacífica
  • A la libertad de organización

 

  1. Conclusiones y solicitudes
  2. Se solicita la decidida presencia del gobierno nacional y sus instituciones porque su ausencia limita los alcances de la Misión de Verificación de derechos humanos. La Misión se debe realizar con la presencia de las instituciones que habían sido convocadas en cumplimiento a los compromisos y obligaciones en materia de derechos humanos del Estado colombiano.
  3. Se solicita que la Fiscalía aclare todos los casos de secuestro y extorsión que se están presentando en Valdivia. Se investiguen las relaciones entre la Fuerza Pública que actúa en Valdivia y los grupos paramilitares.
  4. Se solicita que la Fiscalía investigue las llamadas y advertencias amenazantes, donde se limita el derecho a la protesta social favoreciendo los intereses del mego proyecto energético: Hidroituango. Se debe aclarar la relación entre Empresas Públicas de Medellín y estos grupos al margen de la ley.
  5. La UARIV debe abrir un nuevo plazo para la inscripción de víctimas dado que una de las secuelas del conflicto armado en nuestros territorios es que aún no es posible superar el miedo; principal razón por la cual muchas personas no se acercaron a declarar los hechos victimizantes. Además varios testimonios dan cuenta de la presencia actual de los victimarios y de sus estructuras delincuenciales en los territorios impide la denuncia. Varias personas informaron que haber sido amenazadas si se acercaban a declarar.
  6. Se solicita que la Procuraduría Nacional atienda las múltiples quejas y denuncias frente a las acciones adelantadas por el Personero Municipal Didier García Álvarez. Muchas de sus acciones han violado la presunción de inocencia y el buen nombre cayendo en negligencia, señalamientos y estigmatizaciones que aumentan el riesgo de las asociaciones pesqueras y barequeras locales articuladas al Movimiento Ríos Vivos Antioquia. De igual forma sucede con el caso de la señora Isabel Cristina Zuleta integrante del Movimiento. Dichas acciones se alejan de la misión constitucional del Personero Municipal.
  7. Se solicita que la Unidad Nacional de Protección realice los análisis de riesgo y de medidas de protección a las personas que denunciaron y demás integrantes del Movimiento Ríos Vivos.
  8. El delegado del Ministerio del Interior no contaba con la información pertinente y necesaria relacionada con el objeto de la Misión y el contexto que la motivó. El resto de los participantes en los espacios eran miembros del Ejército Nacional, cuando era menester que también estuviera: Fiscalía General de la Nación, Defensoría Nacional del Pueblo, Procuraduría General de la Nación, Ministerio del Interior con capacidad de decisión en derechos humanos, Ministerio de Defensa, y desde la OACNUDHC.
  9. La fiscalía debe investigar y dar claridades sobre los asesinatos en la zona, tanto antes como durante y después de las protestas del Movimiento en el municipio de Valdivia en el marco de la Minga Agraria, Campesina, Étnica y Popular.
  10. De manera inmediata el Estado colombiano debe realizar todas las acciones urgentes para prevenir nuevos asesinatos, amenazas, señalamientos, estigmatizaciones; en general nuevo hechos victimizantes en el territorio.
  11. Frente a garantías de no repetición el Movimiento Ríos Vivos Antioquia propone la creación de la Comisión de la Verdad Ambiental.
  12. La ANLA deberá abordar con urgencia los graves casos que se presentan en este informe y explicar las razones por las cuales conociéndolos no se han solucionado si se encuentra en el marco de sus guiones de control al proyecto Hidroituango. .
  13. El Ministerio de Ambiente y su respectiva Autoridad de Licencias ambientales ANLA, debido a que se constató que no se aplica el Uso Racional y Eficiente del Agua, deberá tomar las medidas pertinentes.
  14. La ANLA y el Ministerio de Ambiente deberán pronunciarse en relación a la madera encontrada durante el recorrido, deberá aclarar si esa es la manera de su disposición, si pueden o no arrojarla al río, si está permitida la tala de árboles en este sector, si está permitido o no el daño ocasionado a los árboles por las rocas, como conoce el proceso con la escuela El Astillero.
  15. Durante el recorrido por el río Cauca, antes de llegar a la vereda Astilleros, se evidenció que las barricadas que pone la empresa Hidroituango, no cumplen con su objetivo: detener las orcas para que no caigan al río y así evitar cualquier posible accidente, además de los daños ambientales a la cuenca. Situación que fue contemplada por la ANLA en la Resolución 027 del 15 de enero de 2016. En este sentido se requiere que la ANLA determine otra medida de contención que realmente funcione. Además se sancione el incumplimiento de las medidas que obligan a no arrojar material a la cuenca.

 

Realizado por: Equipo de Derechos Humanos del Movimiento Ríos Vivos Antioquia.

Bibliografía

ACNUR. (s.f.). Diagnóstico Departamental Antioquia. ACNUR. Obtenido de http://www.acnur.org/t3/uploads/media/COI_2161.pdf?view=1

 

[1] Consultar en  http://debatehidroituango.blogspot.com.co/search/label/Notas

[2] http://www.lafm.com.co/noticias/masacre-en-valdivia-antioquia-140299

[3] http://www.lafm.com.co/orden-p%C3%BAblico/noticias/dos-polic%C3%ADas-heridos-en-puerto-186547#ixzz4OEUj114a

[4] http://www.elespectador.com/noticias/politica/paro-armado-del-clan-usuga-se-vivio-36-municipios-del-p-articulo-625021

[5] Según informó la Secretaria de Gobierno Municipal el día 21 de octubre de 2016 los policías que se encuentran habitando el Coliseo del corregimiento de Puerto Valdivia, está allí porque se pidió apoyo de la fuerza pública por el incremento del conflicto en la zona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s