Inseguridad y temor en la zona piloto de desminado y sustitución de cultivos de uso ilícito motiva la renuncia masiva de líderes y lideresas comunitarias

Marzo de 2017

El pasado 10 de febrero, hombres que portaban armas largas y cortas, irrumpieron en la vereda Altos de Chirí, que queda en medio de las  veredas El Orejón y Buena Vista, en el Municipio de Briceño Antioquia. Tras preguntar por Nelson Holguín y Camilo Aguiar integrantes del Movimiento Ríos Vivos Antioquia al joven Dierman Mazo Holguín, abrieron fuego contra él. Se escucharon 30 disparos que buscaban asesinar al joven que huía tratando de resguardar su vida logrando herirle de gravedad, hoy se encuentra en la ciudad de Medellín sin ningún tipo atención institucional, los asesinos le buscaron durante gran parte de  la noche mientras las comunidades, líderes y lideresas amanecían escondidos en el monte recordando la amenaza dada por los Gaitanistas en Las Auras cuando se retiraron por la presión ciudadana en el 2016, quien citaron a una asamblea comunitaria y mostraron una larga lista de personas que asesinarían a su regreso.
Al anterior hecho se sumaron otros a los días siguientes a pesar de la fuerte presencia militar en la zona aparecieron panfletos y piedras pintadas con amenazas el 16 y 17 de febrero de 2016 en la vereda Buena Vista
Los anteriores hechos han conmocionado a la comunidad local y regional pero también a la comunidad internacional que ha expresado su solidaridad con el Movimiento Ríos Vivos por las amenazas recibidas en contra de sus integrantes, la zozobra se extiende a otras regiones del país que sueñan con la construcción de la paz tras la terminación del conflicto armado con las FARC y los avances con ELN.
El atentado ocurrió en una de las once veredas del municipio de Briceño donde se lleva cabo el piloto de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos y contigua a la vereda donde realizaron el piloto de desminado en Colombia como parte de los acuerdos de los diálogos de la Habana entre Gobierno y guerrilla de las FARC, en  los Alto de  Chiri no había habido ningún precedente de este tipo de acción paramilitar.
Frente a estos hechos preocupan las declaraciones a medios de comunicación del Comandante de la Policía de Antioquia quien se refirió a Camilo como “Alias Camilo” violando su derecho al buen nombre y de la gobernación de Antioquia que buscaron restarle importancia a la gravedad de la situación se refiriendose al hecho como una riña campesina entre quienes defienden el proceso de sustitución y quienes lo rechazan. Dicha versión es contraria al informe levantado por la Defensoría del  pueblo, quien visitó la zona y la recorrió por sus diferentes veredas, en el que señala el alto riesgo de la comunidad de Chiri y comunidades vecinas frente a los mensajes y acciones amenazantes en contra de la población que han conllevado a varios casos de desplazamiento intrarrural en las veredas tras el atentado del pasado 10 de febrero, este tipo de desplazamiento fue desconocido por la personería municipal.
Eduardo Díaz, director del programa de sustitución voluntaria, resalta frente a este hecho que el atentado ha sembrado temor en la población y que debe ser atendido por la institucionalidad pero no  presentó ninguna propuesta en esta materia sobre como resolver el problema (así lo dejó ver en reunión sostenida con Ríos Vivos el pasado 20 de febrero de 2016), así mismo subestimó las preocupaciones de integrantes del Movimiento en materia de seguridad que quedaron consignadas en múltiples actas e informes expresadas mucho antes de que ocurrieran los últimos hechos y que  aún después del atentado no han sido atendidas por la institucionalidad y más pareciera que buscan que los procesos de implementación de los acuerdos sean un fracaso pues no sólo hay descontento con la ausencia de seguridad sino con el proceso mismo por ejemplo los subsidios hasta ahora entregados por la Agencia Nacional de Tierras obligan a comprar tierras con títulos de propiedad y que no estén sembradas de coca lo que resulta imposible en Briceño y se constituye en una nueva presión para abandonar el territorio sumada a la ejercida por megaporyectos hidroeléctricos como los de Hidroituango e Hidroespiritusanto además de los títulos mineros a Continental Gold en la misma zona.
Por las anteriores razones y en vista de la ausencia de garantías para la participación 14 miembros del Movimiento Ríos Vivos Antioquia quienes como delegados de las Juntas de Acción Comunal y como delegados de las asociaciones de víctimas y afectados por megaproyectos ASVAM a las que pertenecen decidieron retirarse de los espacios de representación, la única propuesta del Gobierno fue la de acceder a las medidas de la UNP pero teniendo en cuenta las limitaciones y los tiempos de este mecanismo que ha tardado hasta más de un año en responder algunas de las solicitudes, que ha retirado las medidas a varios miembros del Movimiento Ríos Vivos y rechazado y atrasado varias solicitudes de la misma zona en cuestión, decidieron entonces presentar su renuncia en Asamblea comunitaria y la comunidad teniendo en cuenta los hechos y los riesgos han avalado este retiro.
Por otra parte, genera preocupación que tras la visita de la Defensoría del pueblo miembros del ejército nacional del Batallón Bajes que desde el 10 de febrero hacen presencia en la vereda,  se acercaron al reconocido líder Rubén Areiza, siendo delegado de la Comisión de acompañamiento del esfuerzo conjunto para la sustitución, para cuestionar la solicitud que hizo Ríos Vivos de presencia de la Defensora el acompañamiento y entrevistas que brindo a la Defensora comunitaria, incluso el hecho de haber puesto en conocimiento público lo ocurrido.
El Movimiento Ríos Vivos resalta la importancia y pertinencia de este ejercicio de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos para la construcción de paz en los territorios rurales pero al no contar con garantías para la participación frente a los riesgos que emana el proceso mismo puesto en marcha por el Gobierno y al no encontrar ejercicios de participación efectiva, se ve obligado a retirarse para la continuidad del proceso mismo e intentar salvaguardar la integridad de sus miembros. No obstante, esto no implica renunciar a los beneficios y derechos emanados del proceso de sustitución.
Frente a lo expuesto exigimos:
  1. Al Comandante de Policía de Antioquia retractarse sobre los señalamientos hacia Camilo Aguiar
  2. A la fiscalía general de la nación investigar el intento de homicidio de los tres integrantes de la comunidad de Chirí.
  3. A la defensoría del pueblo y demás autoridades competentes, atender el fenómeno de desplazamiento intrarrural en las veredas de Orejón, el Alto de Chirí y Buena Vista Municipio de Briceño.
  4. Al Ministerio del Interior y Unidad Nacional de protección atender con urgencia las medidas solicitadas
A las organizaciones de derechos humanos y  ambientales, movimientos sociales y comunidad nacional e internacional agradecemos su solidaridad y les invitamos a mantenerse atentos de los hechos que puedan seguir aconteciendo en la zona.
¡Ríos libres, territorios de paz!

Tomado de: www.debatehidroituango.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s