2º Encuentro Ríos Vivos Colombia 2018

https://2encuentroriosvivoscolombia2018.wordpress.com

El Movimiento Colombiano en Defensa de los Territorios y Afectados por represas -Ríos Vivos-, es la expresión de articulación nacional de comunidades afectadas por la imposición de proyectos hidroeléctricos en sus territorios sostenida por más de 17 años. A partir de las afectaciones generadas en diversas cuencas como los que afectaron el curso y el devenir de las comunidades del Río Anchicayá en la década de los cincuenta, del río cauca con la represa la Salvajina en la década de los ochenta, del Río Sinú con la represa Urrá I en la década de los noventa y del río Guarinó con su desviación para repotenciar el Embalse la Miel I en Caldas, entre otros, se visibilizó con contundencia la problemática social, económica, cultural y ambiental que ocasionan las grandes represas durante su planeación, construcción y operación.

Por años las comunidades nos movilizamos para llamar la atención de instituciones sobre los vacíos en la legislación para garantizar la participación ciudadana y los efectos reales de las represas en los territorios, también se ha buscado llamar la atención de los y las afectadas para que tomen conciencia de sus derechos, del empobrecimiento al que se les ha sometido y de la necesidad de hallar alternativas para la permanencia en sus territorios. De este modo en el año 2006 se consolidó la Red Nacional de Pueblos Afectados y amenazados por represas, trasvases y proyectos MDL, que luego se transformó en el Movimiento Ríos Vivos.

El 12 y 13 de marzo de 2012 se celebró el Primer Encuentro del Movimiento Ríos vivos en la ciudad de Girardota, Antioquia, con la participación de más cien delegados provenientes de ocho departamentos del país, los cuales asumieron la tarea de discutir frente a temas coyunturales y avanzar en la construcción de un plan de trabajo. La reflexión en este encuentro giró en torno a la soberanía energética, el territorio y la cultura, los modelos de desarrollo alternativos y la Ley de víctimas y despojo por megaproyectos al tiempo que el 14 de marzo se conmemoró el décimo quinto día de acción internacional contra represas y por los ríos, por el agua y por la vida!

Luego de seis años de trabajo y movilización permanente se ha observado la necesidad de llevar a cabo un segundo encuentro nacional que permita fortalecer al movimiento para que continúe su crecimiento, al tiempo que se establecen posiciones y hojas de ruta frente a la coyuntura actual del país y la región avanzando en las propuestas que se han venido construyendo colectivamente desde los territorios donde Ríos Vivos hace presencia.

La transición energética, la memoria ambiental y los principios del movimiento serán los ejes conductores de las discusiones durante el segundo encuentro de cara a avanzar en la concreción de las metas del movimiento como son la defensa de los derechos de los y las afectadas, la permanencia en los territorios y la transformación del modelo energético que priorice el respeto a las diversas formas de vida y organización social.

AGENDA

Anuncios

La misión continúa… Fluye el petróleo, sangra la tierra

Entre el 26 y 30 de abril de 2018, el Movimiento Social en Defensa de los ríos Sogamoso y Chucurí – Ríos Vivos Santander, en articulación con organizaciones defensoras de Derechos Humanos a nivel nacional e internacional, realizamos la “Misión a Campo Lizama: Fluye el petróleo, sangra la tierra” para contribuir a la defensa de los derechos de las comunidades y los territorios afectados por el derrame de crudo en el municipio de Barrancabermeja, que inició el pasado 2 de marzo.

Durante la jornada, un grupo de alrededor de 25 lideresas visitamos la zona afectada por el derrame petrolero en la región del Magdalena Medio santandereano, con el propósito de documentar los impactos y daños provocados sobre los ecosistemas y comunidades, buscando así contribuir a la socialización de la problemática provocada por el derrame de la que hasta ahora se encuentra bajo un manto de incertidumbre, ya que por ahora no hay mayor información presentada al respecto por parte de autoridades locales y, además ha sido silenciada la voz de las comunidades afectadas, quienes han encontrado en pocos medios de comunicación espacios para hablar de las afectaciones que a la fecha, aún persisten.

Tras sostener reuniones con la Secretaría de Ambiente, Defensoría del Pueblo y la ONU y realizar recorridos por La Fortuna, Ciénaga El Llanito y La Cascajera en Barrancabermeja; sector La Playa, Betulia; San Luis de Río Sucio en Sabana de Torres; La Lizama, San Vicente de Chucurí; y el Carmen de Chucurí en conversación directa con las comunidades. Como misión de mujeres compartimos la preocupación de las comunidades afectadas, ya que después de casi dos meses desde que empezaron a surgir los afloramientos, solo existe la cifra de 81 familias damnificadas, desconociendo el total de personas afectadas por este desastre ambiental. Sumado a esto, constatamos que el desastre ambiental no solo no está controlado por completo, sino que en múltiples zonas aún continúan los afloramientos, los olores en algunos sectores son inaguantables e incluso en sectores de la Lizama y la Fortuna fueron desalojados tanto comunidades, como estudiantes (quienes llevan varios días sin poder estudiar) ya que persisten emanaciones de gas.

Es importante resaltar que entre los múltiples relatos de la comunidad, se identifica una pérdida de confianza en la institucionalidad lo que se ve reflejado en la ausencia de denuncias ante Defensoría sobre este desastre ambiental. Así mismo, familias que se negaron a abandonar sus hogares en las inmediaciones del caño Lizama, el cual aún se encuentra con gran cantidad de trazos de hidrocarburos, manifestaron estar siendo amedrentados presuntamente por trabajadores de Ecopetrol por negarse a ser reubicados en hoteles, e incluso una menor de edad en horas de la noche recibió el impacto de un ladrillo en su cara por personas que no identificaron, pero que son acciones aberrantes que re victimizan a las y los afectados. De ser cierto, exigimos que estos hechos sean clarificados.

Así mismo, como Misión Internacional de Mujeres pudimos identificar entre las zonas visitadas una serie de problemáticas ambientales en Barrancabermeja y sus alrededores que son sumamente preocupantes, tanto fuentes hídricas como el complejo de ciénagas, no solamente han sido afectados por el derrame sino que además desde hace varios años recepcionan vertimientos de lixiviados, tienen un control constante del crecimiento de sus aguas como el caso de la ciénaga del Llanito y que reciben cuantiosos residuos de hidrocarburos provenientes de la refinería de Barrancabermeja. Además, escandaliza que Ecopetrol ya esté realizando reactivación de la comercialización de la pesca en la zona, si aún no hay mayor información con respecto a la toxicidad de los peces y se han encontrado muchos de éstos contaminados.

Con todo ello, se hace cada vez más urgente la necesidad de producir información de primera mano y respaldar a las comunidades que se sienten intimidadas para visibilizar lo que allí sucede, no permitiendo que se minimice la tragedia ambiental y lo que ha traído consigo: despojo y desplazamiento de comunidades enteras a costa del desarrollo. Esta misión permitió ver la magnitud del impacto y la falta de respuesta institucional, así como una falta de articulación entre las catástrofes ambientales y las instituciones, más cuando de por medio hay grandes empresas como Ecopetrol. Por estas razones, las organizaciones que hicimos parte de este recorrido, hemos decidido seguir con la misión, pues hace falta indagar, investigar, cuantificar y visibilizar mucho más esta problemática. Las actividades a seguir se concentrará en una gira de incidencia en la ciudad de Bogotá del 21 al 25 de mayo y la posterior publicación del informe de la misión en rueda de prensa los primeros días del mes de junio en los que se detallará todo lo investigado.

Exhortamos a las autoridades locales, a la comunidad ambientalista, a medios de comunicación regionales y nacionales, y en general a toda la sociedad colombiana a que respalden a todas las comunidades afectadas en esta tragedia ambiental pues deben ser realmente reparadas, la mayoría de ellas viven en torno a la pesca y están pasando necesidades; además la naturaleza también debe ser reconocida como víctima en este desastre que lamentablemente tardará muchos años en ser solventado verdaderamente.

http://veredasogamoso.blogspot.com.co

  

A CASI DOS MESES DE AFLORAMIENTOS EN CAMPO LIZAMA, NO SE TIENE UN CESO FORMAL DE FAMILIAS AFECTADAS

Durante esta semana mujeres de todo el territorio colombiano y de los países de Ecuador y España, en el marco de la Misión Internacional a Campo Lizama: fluye el petróleo, sangra la tierra, se reunieron con funcionarios públicos de Barrancabermeja para conocer por parte de la institucionalidad posiciones, alcances y posibles soluciones para esta tragedia ambiental.

Continuar Leyendo

 

CIÉNAGAS EN BARRANCABERMEJA, ENTRE MARAVILLOSAS Y LAMENTABLES

El viernes 27 de abril del presente año, la Misión de Mujeres a Campo Lizama estuvieron recorriendo y conversando con pescadores de la Ciénaga del Llanito ubicada en Barrancabermeja Santander, quienes en determinado momento vivieron totalmente de la pesca en esta zona, pero que ahora dependen de las ofertas laborales de Ecopetrol.

Continuar leyendo

 

 

 

Entre el 26 y  29 de abril de 2018, el Movimiento Social en defensa de los ríos Sogamoso y Chucurí – Ríos Vivos Santander, en articulación con organizaciones defensoras de Derechos Humanos, realizarán la “Misión a Campo Lizama: Fluye el Petróleo, Sangra la Tierra” para contribuir a la defensa de los derechos de las comunidades y los territorios afectados por el derrame de crudo en el municipio de Barrancabermeja, que inició el pasado 2 de marzo.

En la jornada, un grupo de mujeres colombianas, de Ecuador y España, visitarán la zona afectada por el derrame petrolero en la región del Magdalena Medio santandereano, con el propósito de documentar los impactos y daños provocados sobre los ecosistemas y comunidades, buscando contribuir a la socialización de la problemática provocada por el derrame, desde la mirada de las comunidades y organizaciones locales.

Y es que tras la explosión del pozo 158 P del Campo Lizama, propiedad de Ecopetrol, durante más de 30 días se vertió a la quebrada La Lizama una mezcla de lodos, agua y petróleo que afectó 24 kilómetros del curso del afluente y, actualmente, la mancha ya alcanza el río Sogamoso. Aunque las dimensiones del problema son enormes, la empresa y el Estado han buscado minimizar el desastre ambiental, invisibilizan las denuncias de los pobladores locales y mantienen al país entero en la incertidumbre y desinformación sobre las causas, impactos y responsabilidades de la situación. Por ejemplo, se habló inicialmente de 20.000 barriles derramados, contradiciendo la cifra pocos días después en el debate realizado en el Congreso, donde Ecopetrol habló de apenas 500.

Así mismo, se estima la muerte de más de 2.000 animales y otro gran número aún están siendo descontaminados; razón por la cual, la comunidad teme por la pesca artesanal, que es su principal actividad económica y ya se ha visto afectada. Además, existe incertidumbre sobre la toxicidad que tengan las especies acuáticas y, aún así, ecopetrol genera publicidad que promueve la comercialización de los peces de la cuenca baja del río Sogamoso, con el argumento del apoyo a la reactivación económica de las comunidades pesqueras de la región.

Sumado a esto, la contaminación de las aguas y los olores provenientes del crudo, ponen en riesgo la salud pública de la región y las comunidades continúan denunciando otros derrames en sectores como La Payoa y el Carmen de Chucurí que vienen ocurriendo desde hace meses[1].

Con todo ello, se hace cada vez más urgente la necesidad de producir información de primera mano y respaldar a las comunidades que se sienten intimidadas para visibilizar lo que allí sucede. La misión tendrá como resultados un informe, videos y transmisión permanente por redes sociales durante su realización.

Lugares que se visitarán:

Barrancabermeja: La Fortuna, El Llanito, Cascajera;

Betulia: La Playa;

Sabana de Torres: San Luis de Río Sucio;

El Carmen de Chucurí:

San Vicente de Chucurí: La Fortuna

 

SE SUMAN A ESTA CONVOCATORIA:

MOVIMIENTO SOCIAL EN DEFENSA  DE LOS RÍOS SOGAMOSO Y CHUCURÍ

RESISTENCIA A LA MINERÍA DEL CARMEN DE CHUCURÍ // GEAM

COLECTIVO DE ABOGADOS JOSÉ ALVEAR RESTREPO // CORPORACIÓN YARIGUIES

ESPACIO DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE DERECHOS HUMANOS

ORGANIZACIÓN FEMENINA POPULAR // CORPORACIÓN COMPROMISO

CUMBRE AGRARIA, CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR – CACEP // FIAN COLOMBIA

FUNDACIÓN COUNCO, FUNTRAMIEXCO // EL CUARTO MOSQUETERO

FUERZA DE MUJERES WAYUÚ // COLECTIVO POR LA PROVINCIA DE SUGAMUXI

Con el apoyo de:

[1] En el Carmén del Chucuri estas denuncias apenas se empiezan a hacer públicas recientemente. Ver: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/nuevo-derrame-de-petroleo-es-por-causas-naturales-y-hay-muchos-mas-en-el-pais-articulo-749092.

 

 

 

 

 

 

Parlamento Europeo llama la atención sobre impactos de Hidroituango, el derecho de las víctimas del conflicto y de las comunidades afectadas

Diapositiva1Diapositiva2Diapositiva3Diapositiva4Diapositiva5Diapositiva6Diapositiva7

EL RÍO SOGAMOSO VÍCTIMA DEL DESARROLLO ENERGÉTICO

Abril 2 de 2018

El Movimiento Social en Defensa de los Ríos Sogamoso y Chucuri, Ríos Vivos Colombia expresa su dolor por el desgarrador estado de varias de nuestras más importante fuentes hídricas y económicas en el departamento de Santander: la quebrada Lizama, el Río Sogamoso y el caño Muerto, todo ello  en nombre del progreso y desarrollo.

Históricamente, el Río Sogamoso y su cuenca, han sido rutas para los procesos de colonización, durante el conflicto armado fueron utilizados como fosas y en el año 2000, el río y sus principales afluentes fueron concesionados a ISAGEN para la construcción y puesta en marcha de una hidroeléctrica, sin que las comunidades que habitamos la cuenca, pudiéramos participar en esta decisión.

Desde el año 2009 denunciamos los impactos y daños que esta represa provocó al río Sogamoso y las dinámicas socioculturales de la región, sin que aún se tenga claridad de los daños causados y sus efectos en el territorio. Hidrosogamoso transformó las formas de vida de las comunidades y sus economías tradicionales de subsistencia junto con su cultura, agravando la situación con la venta de la empresa quien inició por desconocer los pasivos sociales y ambientales de la obra. Seguimos sin ser reconocidos como afectados por el proyecto y por tanto, sin ser reparados.

Desde el desvío del río en el 2011 y el ecocidio del 8 de junio de 2014, no estaba generando ingresos por la pesca como en anteriores épocas. Sin embargo, la generosidad de la naturaleza, había hecho que ésta, se estuviera recuperando poco a poco. Este año había vuelto el bocachico, la subienda estaba generando un alivio a la economía que genera la cadena productiva del pescado: pesca, mercadeo, procesamiento, turismo.

Aunque hemos sido bastante afectadas, las comunidades que estamos aguas abajo de la presa, seguimos sin que seamos reconocidas por las afectaciones ya explicadas, pero esto no impide que la empresa ISAGEN- BROOKFLIELD  siga generando conflictos en las comunidades con sus proyectos selectivos, los cuales no causan ningún impacto positivo en la comunidad ni soluciona a mediano o largo plazo los daños causados con la pérdida de sus actividades económicas de subsistencia, y si propicia conflictos entre las comunidades.

La alegría del Bocachicho duró poco, por más de 25 días han aflorado miles de barriles de una mezcla de crudo, agua y lodos contaminados provenientes de una falla en el pozo Lizama 158p, en la jurisdicción entre los municipios de San Vicente de Chucurí  y Barrancabermeja, que en su fluir llegaron a nuestro río Sogamoso. Un manto negro cubre nuestros río, y con él llegaron la la devastación y la muerte. Hemos visto morir peces, aves, mamíferos plantas. El llamado oro negro, como lo denominan los empresarios y gobernantes de turno, no sólo contamina nuestras aguas, sino también nuestros suelos y el aire. Los niños, las niñas, los ancianos y las mujeres embarazadas enferman. El llamado desarrollo solo nos ha traído empobrecimiento a las comunidades y a la región, la riqueza que se extrae se va lejos.

¿Como cuantificar el daño ecológico, y su recuperación?, ¿quién responde por los daños causados a la naturaleza? acaso el río, nuestros ríos no tienen derechos, acaso no son ellos los que nos garantizan nuestra vida? En la zona hay temor, desesperanza y desconfianza pues la empresa Ecopetrol arribó tarde y usando las mismas tácticas y estrategias que ha usado la empresa Isagen. Para desviar el centro de la problemática, ofrecen limosnas y empleos temporales en la remediación del impacto. Las supuestas soluciones solo nos dividen y fracturan más y más.

Nos dicen que aún no se puede cuantificar el daño y que primero hay que superar la emergencia pero, nuestros proyectos de vida, recurrentemente afectados por los proyectos de desarrollo minero energético cuando se atenderán? En esta ocasión, expertos y medios informativos se atreven a asegurar que para recuperar nuestro patrimonio natural afectado por este derrame se tomarán varias décadas. Ecopetrol cínicamente dice que son sólo 500 barriles los derramados.

Frente a esta calamidad pública y el estado de emergencia social y ambiental, exigimos:

  1. La realización de un censo socioeconómico y ambiental con la participación y validación de la comunidad.
  2. Convocamos a las alcaldías de San Vicente de Chucurí, Betulia, Barrancabermeja, Sabana de Torres, Puerto Wilches a realizar acciones urgentes en pro de las comunidades afectadas
  3. La reparación integral de los territorios impactados y afectados.
  4. Que se investigue y se castigue a los responsables institucionales e individuales de esta tragedia.
  5. Que se garantice el derecho a una vida digna con un mínimo vital  para   los afectados y afectadas.
  6. Que se suspendan definitivamente todos los proyectos de fracking en la región y en el país haciendo uso del principio de precaución.

Es tiempo de dejar el petróleo en el subsuelo, avancemos hacia la transición energética, en la que las comunidades tengamos oportunidad de definir qué energía queremos, cómo obtenerlas y para qué la queremos.

Transición energética ya!
Somos afectadas y afectados por Isagen y Ecopetrol, exigimos reparación
RIOS PARA LA VIDA NO PARA LA MUERTE
www.veredasogamoso.blogspot.com
FACEBOOK  Rios Vivos Santander
Correo:  riosvivossantander@gmail.com

 

Campesinos de Ríos Vivos son desalojados en municipio de Sabanalarga Antioquia

 

Sin reubicación, sin claridad en el plan de manejo ambiental y sin posibilidad de buscar a los desaparecidos que se encuentran en el sector de Portachuelo en el Cañón del Río Cauca en Antioquia, y en medio de un paro armado del ELN, el ESMAD, está desalojando de cerca de 400 familias para que avance la tala de bosque y puesta en marcha del proyecto hidroituango.

Han dicho las comunidades y el Movimiento Ríos Vivos que esto implica riesgos para su integridad física y para el territorio que se ha visto amenazado por la tala de árboles para la puesta en marcha del proyecto hidroeléctrico Hidroituango.

De acuerdo con Isabel Cristina Zuleta, integrante y vocera del Movimiento Ríos Vivos, “más de 40 hombres del ESMAD están desalojando a los campesinos en Sabanalarga”. Allí, la empresa EPM, encargada del desarrollo del proyecto hidroeléctrico, ha realizado la tala del bosque tropical desde hace dos semanas.

Zuleta enfatizó en que hubo una persona que resultó herida por el desprendimiento de unas rocas y “ha habido amenazas por parte de la empresa contratista Refocosta contra el líder Guillermo Wiles del Movimiento Ríos Vivos”. Para ese movimiento es grave que se realice la tala por encima de las casas de los campesinos y “el ESMAD está desalojando para que la empresa continúe talando el bosque”. (Le puede interesar: “Memoria y resistencia en el Cañón del Río Cauca”)

400 PERSONAS ESTÁN SIENDO DESALOJADAS DE SUS TERRITORIOS

La denuncia la realizaron diferentes comunidades quienes aseguran que son 400 personas las que han sido desalojadas de su vivienda y que se encuentran a lo largo del Cañón del Río Cauca, que será inundado en junio de 2018 como parte del proyecto Hidroituango. Zuleta manifestó que, “la zona donde se está realizando la tala está afectando a 13 familias, pero todos los cañoneros van a ser afectados por la tala que inició sin reubicación y con amenazas de los funcionarios”.

Si bien las Fuerza Pública había manifestado que el desalojo se realiza como medida de seguridad teniendo en cuenta el paro armado del ELN, Ríos Vivos indica que la única excusa “es que la empresa tiene que trabajar”. Han pedido que se deje de nombrar el tema del ELN “que no tiene ningún sentido, no hemos visto en la historia de este municipio presencia de ese grupo armado”.

Ante esto, le han pedido claridad a la empresa, puesto que el desalojo “es una orden de la Policía que llegó por una querella que interpuso EPM y la empresa Refocosta porque ellos necesitan seguir talando el bosque y necesitan sacar a la gente que les está estorbando”. (Le puede interesar: “En zona de Hidroituango habría más de 2 mil personas desaparecidas”)

TALA DEL BOSQUE AFECTA LA BÚSQUEDA DE PERSONAS DESAPARECIDAS

El Movimiento Ríos Vivos ha venido estableciendo diferentes alertas sobre la importancia que tiene el bosque tropical en esa zona, no solamente por la diversidad de la flora y fauna sino porque “hay personas que creen que sus familiares desaparecidos se encuentran allí y le han dicho a Refocosta que no tale los árboles porque ellos quieren buscarlos”.

Estas alertas fueron puestas ante la Fiscalía General de la Nación, pero “nadie los ha escuchado porque lo más importante para ellos es que avance la tala y avance la obra”. Zuleta manifestó que la empresa EPM “no entiende este tipo de razones y ha procedido con la tala del bosque con el que se pierden señales fundamentales para poder encontrar a estas personas”. (Le puede interesar:“62 masacres en los 12 municipios donde se desarrolla el proyecto Hidroituango”)

Finalmente, Zuleta manifestó que, según los permisos ambientales que tiene el proyecto, “se tendrían que talar 4.500 hectáreas que hacen parte de la inundación”. Ante esto y teniendo en cuenta la fase en la que se encuentra el proyecto, “hasta el momento han sido taladas 5% de esas hectáreas”.

 

 

Fuente: http://www.contagioradio.com/esmad-desaloja-a-campesinos-de-sabanalarga-en-antioquia-articulo-51420/