Asesinan otro integrante de Ríos Vivos en menos de ocho días al tanto que no se da solución a los derrumbes generados por Hidroituango

Mayo 8 de 2018

El Movimiento Rios Vivos Antioquia y el bajo cauca antioqueño nuevamente están de luto. En la tarde del 8 de mayo, en el sector del pescado, Puerto Valdivia, Antioquia, mientras ejercían su labor de barequeo les fue arrebatada la vida a nuestro compañero, Luis Alberto Torres Montoya de 35 años de edad, quien parte dejando su esposa y tres hijos, él pertenecía a la Asociación de pequeños mineros y Pesqueros de Puerto Valdivia – AMPA articulada al Movimiento Rios Vivos y a su hermano de 20 años Duvian Andrés Correa Sanchez.Asesinan Otro Integrante de Ríos Vivos

Este hecho nefasto se produce a menos de ocho días del asesinato de nuestro compañero Hugo Albeiro en jurisdicción del mismo municipio y en momentos en que las comunidades se encuentran preparando una nueva jornada de movilizaciones de protesta en procura de que EPM reconozca las nuevas afectaciones que ha traído a la zona, con su proyecto Hidroituango, a partir de la reducción drástica de las aguas abajo del muro de la represa, tras los derrumbes que han taponado el paso de las aguas y tras generar pánico y zozobra sobre la población.

Sigue leyendo

Anuncios

La misión continúa… Fluye el petróleo, sangra la tierra

Entre el 26 y 30 de abril de 2018, el Movimiento Social en Defensa de los ríos Sogamoso y Chucurí – Ríos Vivos Santander, en articulación con organizaciones defensoras de Derechos Humanos a nivel nacional e internacional, realizamos la “Misión a Campo Lizama: Fluye el petróleo, sangra la tierra” para contribuir a la defensa de los derechos de las comunidades y los territorios afectados por el derrame de crudo en el municipio de Barrancabermeja, que inició el pasado 2 de marzo.

Durante la jornada, un grupo de alrededor de 25 lideresas visitamos la zona afectada por el derrame petrolero en la región del Magdalena Medio santandereano, con el propósito de documentar los impactos y daños provocados sobre los ecosistemas y comunidades, buscando así contribuir a la socialización de la problemática provocada por el derrame de la que hasta ahora se encuentra bajo un manto de incertidumbre, ya que por ahora no hay mayor información presentada al respecto por parte de autoridades locales y, además ha sido silenciada la voz de las comunidades afectadas, quienes han encontrado en pocos medios de comunicación espacios para hablar de las afectaciones que a la fecha, aún persisten.

Tras sostener reuniones con la Secretaría de Ambiente, Defensoría del Pueblo y la ONU y realizar recorridos por La Fortuna, Ciénaga El Llanito y La Cascajera en Barrancabermeja; sector La Playa, Betulia; San Luis de Río Sucio en Sabana de Torres; La Lizama, San Vicente de Chucurí; y el Carmen de Chucurí en conversación directa con las comunidades. Como misión de mujeres compartimos la preocupación de las comunidades afectadas, ya que después de casi dos meses desde que empezaron a surgir los afloramientos, solo existe la cifra de 81 familias damnificadas, desconociendo el total de personas afectadas por este desastre ambiental. Sumado a esto, constatamos que el desastre ambiental no solo no está controlado por completo, sino que en múltiples zonas aún continúan los afloramientos, los olores en algunos sectores son inaguantables e incluso en sectores de la Lizama y la Fortuna fueron desalojados tanto comunidades, como estudiantes (quienes llevan varios días sin poder estudiar) ya que persisten emanaciones de gas.

Es importante resaltar que entre los múltiples relatos de la comunidad, se identifica una pérdida de confianza en la institucionalidad lo que se ve reflejado en la ausencia de denuncias ante Defensoría sobre este desastre ambiental. Así mismo, familias que se negaron a abandonar sus hogares en las inmediaciones del caño Lizama, el cual aún se encuentra con gran cantidad de trazos de hidrocarburos, manifestaron estar siendo amedrentados presuntamente por trabajadores de Ecopetrol por negarse a ser reubicados en hoteles, e incluso una menor de edad en horas de la noche recibió el impacto de un ladrillo en su cara por personas que no identificaron, pero que son acciones aberrantes que re victimizan a las y los afectados. De ser cierto, exigimos que estos hechos sean clarificados.

Así mismo, como Misión Internacional de Mujeres pudimos identificar entre las zonas visitadas una serie de problemáticas ambientales en Barrancabermeja y sus alrededores que son sumamente preocupantes, tanto fuentes hídricas como el complejo de ciénagas, no solamente han sido afectados por el derrame sino que además desde hace varios años recepcionan vertimientos de lixiviados, tienen un control constante del crecimiento de sus aguas como el caso de la ciénaga del Llanito y que reciben cuantiosos residuos de hidrocarburos provenientes de la refinería de Barrancabermeja. Además, escandaliza que Ecopetrol ya esté realizando reactivación de la comercialización de la pesca en la zona, si aún no hay mayor información con respecto a la toxicidad de los peces y se han encontrado muchos de éstos contaminados.

Con todo ello, se hace cada vez más urgente la necesidad de producir información de primera mano y respaldar a las comunidades que se sienten intimidadas para visibilizar lo que allí sucede, no permitiendo que se minimice la tragedia ambiental y lo que ha traído consigo: despojo y desplazamiento de comunidades enteras a costa del desarrollo. Esta misión permitió ver la magnitud del impacto y la falta de respuesta institucional, así como una falta de articulación entre las catástrofes ambientales y las instituciones, más cuando de por medio hay grandes empresas como Ecopetrol. Por estas razones, las organizaciones que hicimos parte de este recorrido, hemos decidido seguir con la misión, pues hace falta indagar, investigar, cuantificar y visibilizar mucho más esta problemática. Las actividades a seguir se concentrará en una gira de incidencia en la ciudad de Bogotá del 21 al 25 de mayo y la posterior publicación del informe de la misión en rueda de prensa los primeros días del mes de junio en los que se detallará todo lo investigado.

Exhortamos a las autoridades locales, a la comunidad ambientalista, a medios de comunicación regionales y nacionales, y en general a toda la sociedad colombiana a que respalden a todas las comunidades afectadas en esta tragedia ambiental pues deben ser realmente reparadas, la mayoría de ellas viven en torno a la pesca y están pasando necesidades; además la naturaleza también debe ser reconocida como víctima en este desastre que lamentablemente tardará muchos años en ser solventado verdaderamente.

http://veredasogamoso.blogspot.com.co

  

A CASI DOS MESES DE AFLORAMIENTOS EN CAMPO LIZAMA, NO SE TIENE UN CESO FORMAL DE FAMILIAS AFECTADAS

Durante esta semana mujeres de todo el territorio colombiano y de los países de Ecuador y España, en el marco de la Misión Internacional a Campo Lizama: fluye el petróleo, sangra la tierra, se reunieron con funcionarios públicos de Barrancabermeja para conocer por parte de la institucionalidad posiciones, alcances y posibles soluciones para esta tragedia ambiental.

Continuar Leyendo

 

CIÉNAGAS EN BARRANCABERMEJA, ENTRE MARAVILLOSAS Y LAMENTABLES

El viernes 27 de abril del presente año, la Misión de Mujeres a Campo Lizama estuvieron recorriendo y conversando con pescadores de la Ciénaga del Llanito ubicada en Barrancabermeja Santander, quienes en determinado momento vivieron totalmente de la pesca en esta zona, pero que ahora dependen de las ofertas laborales de Ecopetrol.

Continuar leyendo

 

 

 

Entre el 26 y  29 de abril de 2018, el Movimiento Social en defensa de los ríos Sogamoso y Chucurí – Ríos Vivos Santander, en articulación con organizaciones defensoras de Derechos Humanos, realizarán la “Misión a Campo Lizama: Fluye el Petróleo, Sangra la Tierra” para contribuir a la defensa de los derechos de las comunidades y los territorios afectados por el derrame de crudo en el municipio de Barrancabermeja, que inició el pasado 2 de marzo.

En la jornada, un grupo de mujeres colombianas, de Ecuador y España, visitarán la zona afectada por el derrame petrolero en la región del Magdalena Medio santandereano, con el propósito de documentar los impactos y daños provocados sobre los ecosistemas y comunidades, buscando contribuir a la socialización de la problemática provocada por el derrame, desde la mirada de las comunidades y organizaciones locales.

Y es que tras la explosión del pozo 158 P del Campo Lizama, propiedad de Ecopetrol, durante más de 30 días se vertió a la quebrada La Lizama una mezcla de lodos, agua y petróleo que afectó 24 kilómetros del curso del afluente y, actualmente, la mancha ya alcanza el río Sogamoso. Aunque las dimensiones del problema son enormes, la empresa y el Estado han buscado minimizar el desastre ambiental, invisibilizan las denuncias de los pobladores locales y mantienen al país entero en la incertidumbre y desinformación sobre las causas, impactos y responsabilidades de la situación. Por ejemplo, se habló inicialmente de 20.000 barriles derramados, contradiciendo la cifra pocos días después en el debate realizado en el Congreso, donde Ecopetrol habló de apenas 500.

Así mismo, se estima la muerte de más de 2.000 animales y otro gran número aún están siendo descontaminados; razón por la cual, la comunidad teme por la pesca artesanal, que es su principal actividad económica y ya se ha visto afectada. Además, existe incertidumbre sobre la toxicidad que tengan las especies acuáticas y, aún así, ecopetrol genera publicidad que promueve la comercialización de los peces de la cuenca baja del río Sogamoso, con el argumento del apoyo a la reactivación económica de las comunidades pesqueras de la región.

Sumado a esto, la contaminación de las aguas y los olores provenientes del crudo, ponen en riesgo la salud pública de la región y las comunidades continúan denunciando otros derrames en sectores como La Payoa y el Carmen de Chucurí que vienen ocurriendo desde hace meses[1].

Con todo ello, se hace cada vez más urgente la necesidad de producir información de primera mano y respaldar a las comunidades que se sienten intimidadas para visibilizar lo que allí sucede. La misión tendrá como resultados un informe, videos y transmisión permanente por redes sociales durante su realización.

Lugares que se visitarán:

Barrancabermeja: La Fortuna, El Llanito, Cascajera;

Betulia: La Playa;

Sabana de Torres: San Luis de Río Sucio;

El Carmen de Chucurí:

San Vicente de Chucurí: La Fortuna

 

SE SUMAN A ESTA CONVOCATORIA:

MOVIMIENTO SOCIAL EN DEFENSA  DE LOS RÍOS SOGAMOSO Y CHUCURÍ

RESISTENCIA A LA MINERÍA DEL CARMEN DE CHUCURÍ // GEAM

COLECTIVO DE ABOGADOS JOSÉ ALVEAR RESTREPO // CORPORACIÓN YARIGUIES

ESPACIO DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE DERECHOS HUMANOS

ORGANIZACIÓN FEMENINA POPULAR // CORPORACIÓN COMPROMISO

CUMBRE AGRARIA, CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR – CACEP // FIAN COLOMBIA

FUNDACIÓN COUNCO, FUNTRAMIEXCO // EL CUARTO MOSQUETERO

FUERZA DE MUJERES WAYUÚ // COLECTIVO POR LA PROVINCIA DE SUGAMUXI

Con el apoyo de:

[1] En el Carmén del Chucuri estas denuncias apenas se empiezan a hacer públicas recientemente. Ver: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/nuevo-derrame-de-petroleo-es-por-causas-naturales-y-hay-muchos-mas-en-el-pais-articulo-749092.

 

 

 

 

 

 

Parlamento Europeo llama la atención sobre impactos de Hidroituango, el derecho de las víctimas del conflicto y de las comunidades afectadas

Diapositiva1Diapositiva2Diapositiva3Diapositiva4Diapositiva5Diapositiva6Diapositiva7