Aclaraciones sobre la situación con Ríos Vivos Antioquia

Comunicado público

Febrero 12 de 2019

************

El Movimiento Nacional Ríos Vivos Colombia, frente a la decisión autónoma del grupo autodenominado Ríos Vivos Antioquia de retirarse de la articulación nacional, le solicita respetuosamente desistir de la utilización de nuestro nombre, símbolos e insignias para no generar mayores malentendidos ni confundir a la opinión pública.

********

En medio del ecocidio generado por Empresas Públicas de Medellín, EPM, en el río Cauca, permitido por las autoridades, y en perjuicio de las comunidades que interactúan en la cuenca, insistimos en que se prioricen actuaciones dirigidas a reparar y a devolver la tranquilidad a las poblaciones afectadas, en la perspectiva de garantizar la no repetición. La tragedia humana y ambiental generada en Brasil hace tan solo unos días con la ruptura de la represa de la minera Samarco y Brumadinho es un importante llamado de alerta para minimizar los riesgos ya advertidos.

Por injusticias como la de Brasil es que desde hace más de tres décadas las comunidades afectadas por hidroeléctricas en Colombia venimos denunciando los daños ocasionados por las represas. En este trasegar, hemos propuesto a los gobernantes, a las instituciones de control y a la comunidad en general, nacional e internacional, la necesidad de discutir una política nacional para los afectados por represas, la construcción de una política minero-energética autónoma y soberana y, recientemente, hemos propuesto una transición energética justa. Nuestro propósito es atender de fondo la problemática mencionada, en beneficio de todo el pueblo colombiano.

Así, en 2006, decidimos constituir la Red Nacional de Pueblos Afectados y Amenazados por Represas, Trasvases y Proyectos MDL, articulando los esfuerzos de comunidades y organizaciones afectadas por represas a organizaciones ambientalistas y de derechos humanos. Esta red se transformó y dio origen al Movimiento Colombiano en Defensa de los Territorios y Afectados por Represas – Movimiento Ríos Vivos. En la actualidad, nuestro Movimiento articula procesos de comunidades organizadas en los departamentos de Santander, Huila, Cauca, Valle del Cauca, Antioquia, la región del Bajo Sinú, en Córdoba y en otros territorios afectados por represas donde hemos estado apoyando la organización social.

Ahora bien, es necesario informar que, de manera autónoma, un sector de las organizaciones y las comunidades afectadas por la represa de Hidroituango ha manifestado su voluntad de retirarse de esta articulación, situación que ha generado preocupación en algunas organizaciones y medios de comunicación. A estas inquietudes se suma otro asunto que nos obliga a hacer aclaraciones: algunas personas de dicho sector han venido descalificando, estigmatizando y señalando a líderes y lideresas históricas en la construcción de nuestro movimiento, lo que, sin duda, pone en riesgo su vida; también han descalificado el dedicado trabajo del Movimiento Ríos Vivos Nacional.

Por lo anterior, la Coordinación Nacional del Movimiento Ríos Vivos Colombia se permite comunicar a la opinión pública lo siguiente:

1. El grupo de trabajo del Movimiento Ríos Vivos en el departamento de Antioquia, constituido por diferentes procesos del occidente, norte de Antioquia y del Bajo Cauca antioqueño, se dividió a partir de julio de 2018 en razón de diferencias políticas. Un mes después, en agosto de 2018, las personas que se nombran como Movimiento Ríos Vivos Antioquia manifestaron públicamente, mediante redes sociales, mensajes de whatsApp, cartas, artículos y correos electrónicos, su decisión de distanciarse de la dinámica de articulación nacional, no participar en el Segundo Encuentro Nacional realizado el pasado octubre en Barrancabermeja y, por los mismos medios informaron no pertenecer más al Movimiento Nacional. 

2. La Coordinación Nacional de Movimiento Ríos Vivos hizo permanentes esfuerzos para convocar al diálogo sin que se obtuviera la voluntad, ni respuesta a nuestro llamado.

3. Consideramos legítima su decisión, la respetamos y deseamos éxitos en su trabajo. El Movimiento Nacional Ríos Vivos continuará adelantando su trabajo en Antioquia con las personas y agrupaciones que han decidido seguir articulados en la perspectiva de nuestros principios y objetivos y continuará trabajando para articular nuevos procesos en otras regiones de este departamento y de Colombia. Las vocerías en Antioquia representan a aquellas personas y comunidades que continúan en el Movimiento Nacional.

4. La utilización de nuestro nombre, símbolos e insignias por parte del grupo que se retiró de nuestra organización, confunde a la opinión pública y a medios de comunicación.  Por tal razón y en consecuencia de la decisión autónoma que el mencionado grupo tomó, consideramos necesario y ético que se abstengan de seguir utilizándolos.

Es menester aclarar que la autodenominación –Movimiento Ríos Vivos Antioquia-surgió años después de que se conformó el Movimiento Nacional Ríos Vivos Colombia.

5. Recalcamos que todas las iniciativas de consecución y ejecución de recursos son consultadas con la Coordinación Nacional, para el trabajo regional o nacional. En ese proceso hemos recibido el apoyo de diversas organizaciones y fundaciones con las cuales mantenemos una buena relación.

s6. Como defensores de derechos humanos y derechos de la naturaleza, rechazamos y condenamos los señalamientos, descalificaciones y falsas acusaciones que han recibido nuestro Movimiento y los compañeros Juan Pablo Soler y Diana Giraldo, miembros de la coordinación nacional del Movimiento Colombiano Ríos Vivos, por parte de algunas personas de dicho sector marginado del Movimiento. Nada justifica este tipo de actuaciones. Esta conducta pone en riesgo a los defensores de los ríos, agrava el padecimiento que venimos sufriendo y dificulta nuestro trabajo; además, va en detrimento del apoyo, el acompañamiento y la solidaridad con todas las comunidades afectadas. Por todo lo anterior, hacemos un llamado a construir la paz desde la palabra y las actuaciones cotidianas.

Entendemos que la tensión permanente de estos proyectos y la presión de las empresas constructoras sobre las organizaciones y líderes de las organizaciones pueden agudizar las diferencias políticas o de método propias de todo proceso social. Sin embargo, es un momento para priorizar la atención a las comunidades afectadas, la articulación de esfuerzos hacia la identificación de los responsables de la crisis y la construcción de repuestas concretas para la gente. Para esto es necesario no desviar la atención ni poner en riesgo la vida de los defensores de los ríos y recordar continuamente los objetivos que nos guían para evitar menguar capacidades y beneficiar a los responsables de los daños.

7. Invitamos a todos y todas a concentrarnos en lo fundamental, priorizar a las comunidades afectadas y exigir respuestas efectivas de los responsables de los daños generados por Hidroituango.  Reconocemos como legítimas y necesarias las acciones de todas las personas y organizaciones sociales que trabajan en defensa de sus territorios y de los derechos de las comunidades afectadas por represas en Colombia y la región. Por tanto, saludamos y nos sumamos a las acciones del 14 de febrero para para exigir atención inmediata a las comunidades afectadas por el proyecto Hidroituango, el desmantelamiento de la represa y en defensa del Río Cauca.

Invitamos a la comunidad en general a continuar los esfuerzos de movilización y sumarse de manera creativa en marzo de 2019 a nuestra IX Jornada Nacional en Defensa de los Territorios, en la cual celebramos el día de acción internacional contra represas (14 de marzo), con acciones para avanzar en la propuesta de crear una Comisión Nacional de Represas, una política para la atención de los afectados por represas y diversas acciones comunitarias de reforestación, construcción de alternativas energéticas, memoria ambiental, etc.

Ríos Vivos Colombia continuará hermanándose con otros procesos sociales en defensa de los territorios y trabajando con la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, CACEP; con la Mesa Social Minero-Energética y Ambiental para la PAZ, MSMEA y con la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo -Vía Campesina/Colombia, de los que hacemos parte.

También instamos a las otras articulaciones internacionales a seguir adelante con sus acciones de fortalecimiento y solidaridad, en especial, al Movimiento de Afectados por Represas de América Latina -MAR- del que somos co-fundadores, y a la REDLAR, a la que hemos dinamizado. Su gesta, también es la nuestra.

Los y las invitamos a seguir difundiendo nuestros comunicados y noticias que son publicadas en nuestros canales oficiales de comunicación:

Twitter: @RiosVivosCol 

Email:  riosvivoscolombia@gmail.com  

Instagram: Rios_Vivos_Colombia

Web: www.defensaterritorios.wordpress.com

Facebook: Rios Vivos Colombia

Firman,

Equipo de coordinación Nacional del Movimiento Colombiano Ríos Vivos:  Asociación de Pescadores, Campesinos, Indígenas y Afrodescendientes,  ASPROCIG – Bajo Sinú (NIT 800222045); Movimiento Social en Defensa de los Ríos Sogamoso y Chucurí – Santander; Consejo Comunitario La Toma – Cauca / Asocoms, Comunidades Afectadas por Hidroituango Defensoras de la Vida y el Territorio – Antioquia; Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico el Quimbo – Asoquimbo – Huila (NIT 900308358); Organización de Negros Unidos por la Defensa del Rio Anchicayá – Onuira / Consejo Comunitario de la Comunidad Negra Mayor del Río Anchicayá (NIT 835000815); Censat Agua Viva (NIT 800222823)

¡Aguas para la vida, no para la muerte!

#DesmantelenHidroituango

#TransicionEnergética

#ComisionNacionaldeRepresas

Anuncios

El río Cauca nace en nuestro territorio

Las Naciones Indígenas somos guardianes milenarios de la Uma Kiwe, de la Allpa Mama (Madre Tierra), autoridades ambientales, territoriales, económicas en función de la protección de los espacios de vida, cuidamos cada ser que vive dentro de nuestra Pachamama, para nosotros el río es un Mayor Espiritual sobre el cual surge la vida.

El río Cauca nace en nuestro territorio, para algunos conocidos como el Macizo Colombiano. Se alimenta de todas nuestras vertientes sagradas entre la cordillera central y occidental. Allí cuidamos sus nacimientos y ofrendamos en agradecimiento por su valor inconmensurable para la vida. Es considerado como el segundo río más importante de Colombia, siendo un espacio sagrado fundamental para el buen vivir de todos los Pueblos.

Nuestra Ley de origen nos da la legitimidad necesaria para defender el agua por que la hemos protegido colectivamente por milenios. Nuestros territorios se han cuidado gracias a nuestra forma de vida y nuestra visión del mundo. El agua no nos pertenece, nosotros pertenecemos al agua. Somos hijos del agua y por eso no aceptamos que se usurpe, se agreda y se mercantilice por unos pocos.

Por esta razón nosotros como Pueblos Indígenas que defendemos la vida, el buen vivir de los pueblos, la armonía territorial, rechazamos de manera contundente las políticas de desarrollo, de extractivismo, de proyectos minero-energéticos que ocasionan miseria, despojo, pobreza, y daño ambiental en nuestro territorio local y nacional.

El Agua es para nosotros un ser vivo y es un derecho fundamental para los Pueblos, sin embargo, la política global frente a la mercantilización del agua ha ocasionado que entidades gubernamentales y ambientales la hayan convertido en una mercancía bajo el pretexto del servicio público y bajo la idea manipuladora y demagógica del progreso que solo oculta el privilegio de unos pocos y la desigualdad para la mayoría de la población y, sobre todo, la agresión despiadada a la Nadre Naturaleza.

El desastre ambiental de Hidroituango, proyecto que se nos presentó como la panacea de la transparencia y la eficiencia gubernamental y que ha demostrado ser un total fracaso como obra de ingeniería, como impacto ambiental y como cómplice de la impunidad en la corrupción y los crímenes de Estado.

Exigimos como Pueblos Indígenas defender la vida, no transgredir los espacios de vida en la Madre Naturaleza.

Exigimos la reparación de todas y cada una de las familias y territorios que han sido afectadas. Levantamos nuestra voz de protesta y nuestros Bastones de Autoridad para defender nuestros ríos, que son fuente de Vida.

Desde el Movimiento Indígena del Cauca llamamos a los Pueblos y a la comunidad regional y nacional, a movilizarse para proteger el Río Cauca y todas nuestras fuentes de vida.

Exigimos a las autoridades ambientales competentes, acciones inmediatas para detener esta tragedia que desarmoniza el territorio y que dejará a las generaciones actuales y venideras solo destrucción y muerte.

MOVIMIENTO INDÍGENA CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA – CRIC.