COLOMBIA SANGRA CON EL DERRAME DE LA LIZAMA – SANTANDER

Marzo 27 de 2018

LA CACEP expresa rechazo y preocupación frente a la impotencia de las instituciones, autoridades y empresa para atender el derrame del pozo Lizama 158 en Barrancabermeja. Teniendo conocimiento de las fallas, no fueron atendidas, sometiendo a la población afectada ya por Hidrosogamoso y el desarrollo petróleo de varias décadas a pasivos ambientales, sociales y económicos que pueden perdurar por varias décadas.

Por años las comunidades afectadas por proyectos mineroenérgeticos han manifestado su preocupación frente a los riesgos e impactos que pueden generar sobre el ambiente y las comunidades locales teniendo como respuesta el silencio de empresas y la represión de la fuerza pública; algunos líderes y lideresas han sido asesinados y/o amenazados al ser portavoz de las injusticias ambientales y sociales.

El desastre nacional ocasionado por la ruptura del pozo de petróleo la LIZAMA 158 en el Magdalena Medio colombiano da cuenta de la veracidad y la necesidad de atender las demandas y preocupaciones de las comunidades. La negligencia con que ha actuado la empresa ECOPETROL y sus contratistas que a pesar de tener con antelación evidencias y conocimiento de las fallas técnicas del pozo, optaron por esperar a que se generara el desastre social y ambiental que condena por décadas a las comunidades afectadas al hambre, la pobreza y enfermedades. Esta situación tiende a agravarse luego de que después de 20 días de derrames continuos sobre las fuentes de agua local y emisión de químicos volátiles, no haya habido una acción que detenga el desastre poniendo en duda la eficacia de la actuación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos y la Autoridad Nacional de Licencia Ambientales.

Estos impactos se acumulan a los efectos negativos que han traído consigo la construcción de la represa Hidrosogamoso, la ampliación de la ruta del Sol, la ampliación del monocultivo de palma aceitera y la gran minería puesto que se desarrollan en la misma región y generan afectación a la misma cuenca del Río Sogamoso y Río Magdalena.

  • Hacemos un llamado por tanto al Gobierno Nacional y autoridades competentes para:
  • Declarar emergencia social y ambiental la zona brindando todas las garantías para el goce de derechos humanos en la zona hasta durante todo el período que dure la afectación.
  • Suspender todas las actividades de exploración con Fracking en la zona dado que una de las hipótesis es que el derrame se haya producido por efecto de las explotaciones piloto con el uso de esa técnica en áreas cercanas.
  • Atender la exigencias formuladas por la de la CACEP desde el año 2013, entre ellos generar espacios para dialogar y reflexionar sobre la política minero energética Colombiana con las comunidades para construir propuestas participativas hacia la transformación de la política pública y el modelo energético colombiano haciéndose necesario el respeto a la Consulta Previa Libre e Informada a pueblos indígenas y afrodescendientes así como las decisiones de las consultas populares
  • La CACEP también hace un llamado a la procuraduría y contraloría general de la nación y demás entes de control y de justicia para actuar con celeridad y sancionar a todos los que tengan responsabilidad.
  • Frente al silencio y la negligencia de las instituciones directamente responsables del control y seguimiento exigimos sea removido de su cargo el Ministro de Minas y Energía, el Ministro de Ambiente y la Directora de Licencias Ambientales – ANLA.

El respeto la vida, el ambiente sano y la garantía de derechos de todos los ciudadanos así como la protección de la madre tierra como garantía para la pervivencia deben ser prioritarios a los proyectos energéticos para los cuales es existen alternativas.

Nos solidarizamos con las comunidades afectadas por la filtración de crudos de la fortuna y comunidades aledañas del Magdalena medio y nos declaramos también afectados por esta hecatombe social y ambiental.

 

 

LIZAMA: LA NEGLIGENCIA CONVERTIDA EN TRAGEDIA AMBIENTAL

La Mesa Social Minero Energética y Ambiental por la Paz – MSMEA por la Paz – constituida por más de 80 organizaciones, procesos y comunidades del sector minero energético y ambiental, expresa su solidaridad con las comunidades de la Vereda Lizama, Barrancabermeja afectadas por el vertimiento de petróleo sobre sus tierras, ríos y fuentes de agua desde el pasado 2 de marzo. 25 días sobre su territorio a lo largo de por lo menos 30 kilómetros.

Más de 25 mil barriles de petróleo han caído sobre la flora, la fauna y las fuentes hídricas. La afectación que comenzó en la quebrada Lizama, se ha extendido al Río Sogamoso y amenaza el Magdalena. Cientos de familias que viven de la pesca, la ganadería y la agricultura de la región han sido severamente afectadas.

El país está sorprendido e indignado ante esta tragedia ambiental sin antecedentes en el país. Es evidente la negligencia de Ecopetrol que, aduciendo una política de austeridad, no facilitó los recursos para el mantenimiento o el cierre del pozo a sabiendas de los riegos y daños que podría ocasionar. También cabe una gran responsabilidad a la Agencia Nacional de Hidrocarburos –ANH-; a La Agencia Nacional de Licencias Ambientales –ANLA- y las CAR, que han evidenciado nuevamente sus limitaciones a la hora de hacer prevalecer los intereses de las comunidades y la defensa de sus bienes naturales ante la ambición del modelo extractivista.

La tragedia de La Lizama, pone de manifiesto la crisis del modelo económico que solo beneficia a una docena de familias que han gobernado irresponsablemente el país; han impuesto a rajatabla el extractivismo a costa de la gente, de la industrialización independiente del país y del desarrollo de la agricultura. Y como si fueran poco los candidatos presidenciales Iván Duque y German Vargas Lleras le han notificado al país que de ganar las elecciones, acentuaran el extractivismo y el fracking, es decir, reproducirán nuevos Lizamas en todo el territorio nacional.

En el mismo sentido se han pronunciado representativos voceros del capital privado quienes, de manera oportunista, insinúan nuevamente la privatización de Ecopetrol, pretendiendo ocultar experiencias tan negativas y vergonzosas ambiental y financieramente como las de Pacific Rubiales, Oxi, BP, Reficar, entre otras.

Ecopetrol debe reparar e indemnizar rápidamente a los damnificados, establecer la verdad de los hechos, evaluar el daño ambiental y tomar los correctivos para que estos hechos no se repitan; de igual manera los órganos de control deben establecer responsabilidades y las sanciones correspondientes

La Mesa Social Minero Energética reitera el llamado para que Ecopetrol sea transformada en una Empresa Energética Nacional, de carácter Estatal, fuerte y poderosa que lidere la transición hacia el uso de energías limpias, a bajo costo y en beneficio de las y los colombianos. Persistimos en la indeclinable defensa del patrimonio nacional en el sector Minero Energético, la defensa de la soberanía Energética, el respeto y acatamiento a las consultas Populares en los territorios y la urgencia de un nuevo modelo Minero Energético que respete los derechos de la naturaleza, de los trabajadores, para la construcción de la paz integral y el buen vivir de las comunidades.

Finalmente Nos sumamos a la invitación para asistir a la Audiencia Pública sobre la defensa de las Consultas Populares y los Acuerdos Municipales que se realizara en la Corte Constitucional este próximo 12 de abril a partir de las 8 de la mañana.

Bogotá, marzo 26 de 2018

Organizaciones, comunidades y procesos que hacen parte de la Mesa Social Minero Energética y Ambiental por la Paz.

Unión Sindical Obrera de la Industria del petróleo – USO-,Sindicato de los Trabajadores de la Energía de Colombia – Sintraelecol-; Sindicato de Trabajadores de la Industria del Carbón –Sintracarbón- Sindicato Nacional de la Industria Minero, Petroquímica, Agro combustibles y Energética –Sintramienérgetica-Sindicato de Trabajadores de la Empresa Cerromatoso S.A. –Sintracerromatoso-Sindicato Nacional de Trabajadores de ISAGEN –Sintraisagen- Sindicato de Trabajadores de ISA –Sintraisa-; Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Química, Agroquímica, Gases, Ramas Afines y Derivados –Sintrainquigas- FUNTRAMIEXCO, Sindicato Único de Trabajadores de los Materiales de Construcción -Sutimac-; IndustriALL Global Unión –Industriall-; USO Subdirectiva Meta, USO Subdirectiva Huila, USO Subdirectiva Barrancabermeja, Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico el Quimbo –Asoquimbo-; Comité Cívico por la Dignidad de la Guajira, Asociación por la Defensa del Río Ranchería, Fuerza de Mujeres Wayú, Censat Agua Viva, Mesa Hídrica del Meta, Proyecto Gramalote, Federación Agrominera del Sur de Bolívar –Fedeagromisbol- Asociación Campesina del Norte de Antioquia –ASCNA-; Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó –AHERAMIGUA-; Cinturón Occidental Ambiental –COA-; Corporación Aury Sará Marrugo –CASM-; Corporación para el Desarrollo y la Investigación Social –Corpeis-; Congreso de los Pueblos, Marcha Patriótica, Constituyentes Minero Energética y Ambiental por la Paz, Coordinador Nacional Minero Energético – Cordiname-, Asamblea Regional Caribe 2 Asamblea Nacional por la Paz -2 ANPP-; Asamblea Regional Chocó 2 ANPP; Asamblea Regional Putumayo 2 ANPP, Asamblea Regional Magdalena Medio 2 ANPP, Asamblea Regional Arauca 2 ANPP, Asamblea Regional Norte de Santander 2 ANPP, Asamblea Regional Suroccidente 2 ANPP, Movimiento Político y Social del Centro Oriente, Asamblea Regional Centro de la 2 ANPP, Subdirectiva USO Orito, Putumayo, Subdirectiva USO, Meta, Secretariado Nacional de Pastoral Social-Caritas Colombia; Comité Chucureño por la Defensa del Territorio y la Vida Digna, Grupo de Estudios Extractivos y Ambientales de Barrancabermeja, Fundación Paz y Democracia, Coordinación Colombia Europa Estados Unidos – CCEEUU-; Plataforma de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo –DESCA-; Comunidades del Crucero de Explotación de Gas Córdoba, Asociación Ambiental de Campesinos del Tolima, Comité Cívico Río la Ceiba, Comunidades Unidas de Colombia – COUNCO-; Clamor Social por la Paz, Frente Amplio por la Paz, Colectivo Soberanía y Naturaleza, Asociación Comité Ambiental Agrario y Comunitario de Pto. Gaitán –ACAAC-; Movimiento Social por la vida y la Defensa del Territorio, -MOVETE-; Colectivo Soberanía y Naturaleza, Sindicato de Trabajadores y Empleados de Servicios Públicos, Corporaciones Autónomas, Institutos Descentralizados y Territoriales de Colombia –Sintraemsdes-; Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos –CPDH Boyacá-; Federación Sindical Unitaria Agropecuaria -Fensuagro Boyacá-; CORPOHUMADEA, Meta, Central Unitaria de Trabajadores – CUT-; Sindicato de Trabajadores de Chivor – Sintrachivor/Sintrae-; Sindicato de Trabajadores de la Energía – Sintrae-; Instituto Popular de Capacitación –IPC Medellín-; Federación de Mineros del Chocó – Fedemichocó-; Programa de Paz del Magdalena Medio –PDPMM-; Foro Interétnico Solidaridad Chocó – FISCH-; Movimiento Ríos Vivos, Red Caribe de Usuarios de Servicios Públicos, Iglesia Presbiteriana, Red de Universidades por la Paz Capitulo Antioquia/Chocó, Pueblo Camtsa del Alto Putumayo, Corporación Minga, Asociación de Acueductos Comunitarios de Tasco –ASOACTASCO-; Comité de Integración del Macizo Colombiano –CIMA-; Minga Bakata Urbana, Mesa Pro Defensa del Recurso Hídrico del Guaviare, Corporación para la defensa del agua, los territorios y los Ecosistemas de San Martín, Cesar – CORDATEC-; Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Sumapaz – Sintrapaz-Mesa Ecoregional del Tolima y Sumapaz

Derrame en Lizama
Fluye el petróleo, sangra la tierra

Bucaramanga, 24 de marzo de 2018
Tatiana Roa Avendaño y Claudia Gimena Roa Avendaño

Ayer, varios activistas recorrimos la quebrada Lizama, situada en la ciudad de Barrancabermeja (Santander) que es tributaria del río Sogamoso. Llegamos de Bucaramanga de celebrar el día mundial del agua… ¡triste ironía! El dolor es grande, las dimensiones del derrame petrolero en esa quebrada son aterradoras, sigue manando crudo hacia la superficie, a pesar de que han pasado más de 20 días desde el accidente que lo provocó. El olor de químicos y componentes volátiles de los hidrocarburos está presente en toda la zona. El agua del caño contaminado corre hacia el río Sogamoso y, en su andar, va esparciendo la contaminación como un manto de muerte. El petróleo fluye mientras sangra la tierra, mueren los peces, los lagartos, las serpientes, los mamíferos, las aves. Al acercarnos a un puente, debajo de él vimos cientos de panales de avispas, estaban inermes.

Mientras la fauna silvestre vive su propia tragedia, en las comunidades se anuncia el impacto en la producción pecuaria. En las reuniones, se habla de que, así, se tendrán que desplazar hacia otras tierras las reses, los caballos, las cabras. Un desplazamiento ambiental provocado por una actividad que cada vez es más riesgosa y ya, sin duda, letal. Dicen que a muchas niñas y niños han tenido que hospitalizarlos por problemas respiratorios.

Aunque es inmensa la dimensión del derrame, a gran parte de los hombres solo le preocupan los puestos de trabajo. Mientras tanto, las mujeres, con más sensibilidad, lloran el río y reclaman por su futuro a la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, responsable de lo que está aconteciendo. Según reportes de prensa y testimonios de los pescadores, el 2 de marzo, en medio de una plantación de palma aceitera, saltó de la tierra un chorro de petróleo, agua y lodo que alcanzó los 15 metros de altura. Hay quienes denuncian que no es la primera vez, aunque, en esta ocasión alcanzó dimensiones impredecibles. Se estima que se han vertido más de 30 mil barriles de crudo y el derrame no se detiene.

Los maestros del Instituto Universitario de la Paz, Unipaz, de Barrancabermeja, han estado en la zona investigando cuál será el impacto en la fauna silvestre y dicen que tomará años o décadas la recuperación de estas tierras. Mientras tanto, el viernes 23 de marzo, la comunidad esperaba la llegada de algún miembro de la empresa, que nunca llegó, como ha ocurrido otras tantas veces. Si en lo social y lo comunitario no responde, la forma de actuar en el terreno tampoco se compadece con la urgencia de un remedio real que se debe dar de manera inmediata, prioritaria y urgente.

Al dolor causado por la construcción de la hidroeléctrica en el río Sogamoso, de la empresa Isagén, que acabó las grandes subiendas de peces que nutrían la economía local, se suma ahora este derrame:

– Isagén nos quitó todo y ahora Ecopetrol no nos dejó nada.
Dice llorando para un medio de comunicación nacional una mujer que hace parte del Movimiento Ríos Vivos. Y un pescador de La Cascajera, poblado situado a varios kilómetros al norte del corregimiento La Fortuna, del mismo municipio de Barrancabermeja, cuenta que ya el pescado sabe a petróleo y que sube buscando los caños aún sanos.

E insiste:
– Nadie nos compra el pescado, nos dicen que está contaminado, y viene la Semana Santa, que es importante para nosotros.
Más de 600 familias viven de la pesca en esta región de la cuenca del Sogamoso.

*
Recorrimos la zona, vimos decenas de pozos petroleros que como vampiros chupan la sangre de la tierra. La gente teme que lo ocurrido sea un fracturamiento hidraúlico (fracking), porque Ecopetrol ya había anunciado el pozo piloto APE–Guane para fracking, que es ahí mismo en La Lizama, a 20 kilómetros lineales del pozo Lizama 158.

Antonio Francisco Gómez, rector del colegio de La Fortuna, está preocupado por los efectos que tendrá el derrame a largo plazo. No cree que todos dimensionen los daños provocados y menos aun lo que podría provocar el desarrollo futuro del fracking en la zona. Décadas de abandono del campo han desencadenado pobreza en el campesinado de la región, que espera ahora oportunidades laborales en las operaciones de limpieza, así eso les cueste enfermarse.

El rector también nos dice que el agua para consumo humano proviene de otro acuífero, pero que las aguas de la quebrada Lizama sirven para las siembras, el pan coger y para los animales domésticos. Le preocupan los olores, la contaminación de los suelos, la pérdida de los cultivos, de la soberanía alimentaria y la salud de sus estudiantes, más de 600 entre quienes hacen primaria y quienes cursan bachillerato.

Además, le angustian los nuevos conflictos que traerá este nuevo evento. La población tendrá que enfrentar la crisis, pero con un débil tejido social, pues el miedo y la intimidación ocasionados en décadas de conflicto armado dejaron esa impronta. En pocos días, ya se han visto las tensiones entre sus gentes, como reviviéndose la historia de la negociación con Isagén, años atrás, por la hidroeléctrica. Y, ¿qué pasará con las comunidades de pescadores en los próximos meses, en los próximos años? ¿Cómo suplirán aquello de lo que las proveía el río? ¿Cuál institución estatal velará por ellas?

Las camionetas de los otros vampiros, los contratistas de las petroleras, acechan en La Fortuna, nombre curioso para un poblado polvoriento, al que 50 años de desarrollo petrolero no le ha dejado nada. Nos dice el rector:

– La extracción petrolera solo ha sido un espejismo para la gente cada vez más empobrecida. La gente recibe apenas unos pocos empleos, para los que se enriquecen a costa del territorio. Este es un tema de paz, porque el desarrollo tiene que ser digno, tiene que ser integral. De igual manera, la paz.

Y en efecto, nos preguntamos: ¿cómo construir una paz estable y duradera, si seguimos sin reconciliarnos con la naturaleza? ¿Cómo construir una paz con justicia social y ambiental, cuando miramos todavía a la naturaleza como algo para aprovechar a como dé lugar y para instrumentalizar?

Caminando entre las plantaciones de palma en los alrededores de la quebrada La Lizama, podemos observar que el petróleo se adentró impregnando el suelo y es preocupante el hecho que en la región empezó la temporada invernal. Por tanto, es importante indagar cuántos kilómetros de la región llegarán a contaminarse. ¿Qué pasará cuando esa corriente llegue al río Magdalena? Quizás entonces, con más comunidades afectadas y gran parte del país como víctima del derrame exista una reacción más fuerte para discutir las implicaciones de la extracción petrolera.

En ese momento y a más largo plazo, podremos tener una dimensión de los verdaderos alcances de este derrame. Hay quienes se atreven categóricamente a proclamar que el desarrollo petrolero se hace con “casi cero impactos” y lo que destacan tanto expertos como personas que en este momento son las víctimas de este desastre es que Ecopetrol no tiene capacidad para enfrentar el problema. Pero, ¿es sólo un asunto de capacidad? Tal vez, hay mucho más, como que estos problemas son inherentes al desarrollo petrolero, que camina hacia una época de energías extremas, en la que cada vez serán más frecuentes los accidentes, los conflictos y el uso a ultranza de agua y energía.

Nos reafirmamos en que la industria petrolera va en contravía si queremos salvar la vida del planeta, en que llegó la época de “dejar el crudo en el subsuelo”, en que es tiempo de una transición energética y que ya es tiempo, si bien el petróleo fue el combustible del siglo XX, de dejarlo en el pasado.

No habrá supervivencia, si no se toman las medias para ello. De no hacerlo, en Colombia será imposible preservar la fauna silvestre, los acuíferos, el modo de vida campesino, la producción agropecuaria, el turismo que tanto quieren promover. Llegó la hora de plantear alternativas de vida distintas.

Todavía oímos el águila que sobrevolaba la quebrada Lizama y su llanto desgarrado, acompañado de la mirada de los amantes de la fauna silvestre y de las mujeres y hombres que se acercaban a darle un adiós a la quebrada; todas las personas comentaban sobre el impacto de este olor, que ojalá se pudiera agregar a las fotografías, para que mucha gente pudiera sentir el tamaño de la destrucción y la muerte.

 

 

Anuncios

Informe sobre mediciones realizadas en el embalse y el río Sogamoso (aguas abajo de la represa de hidrosogamoso)

MAESTRÍA CIENCIAS Y TECNOLOGÍAS AMBIENTALES UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS

DSC_3721

MAYO 20 DE 2015

INTRODUCCIÓN

Con el propósito de verificar las inquietudes de las personas afectadas por el llenado del embalse de Hidrosogamoso, estudiantes de la Maestría Ciencias y Tecnologías Ambientales de la Facultad de Química Ambiental de la Universidad Santo Tomás realizaron una salida de campo (febrero 28 de 2015) a la zona de influencia del proyecto, en el marco de la asignatura Química para el Desarrollo Sostenible. Los estudiantes dialogaron con los pobladores del caserío La Playa (180 familias) localizado a orillas del río Sogamoso, aguas abajo de la represa construida. Una de sus preocupaciones es la dramática disminución de la pesca en ese sector y aguas abajo; igualmente los malos olores que también percibieron los estudiantes. Por tal motivo, los estudiantes realizaron mediciones en el río, en el sector La Playa. Estos resultados se compararon con los obtenidos previamente en la zona del embalse, cerca al puente sobre el río Sogamoso, en la vía a San Vicente de Chucurí. Para verificar los anteriores resultados, otra comisión de profesores de la USTA realizó mediciones en abril 25 de 2015, en los mismos sitios. Se presentan ambos resultados.

Resultados Informe Completo

 

Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso continúan en manifestación

Mujeres y hombres del Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso continúan en manifestación pacífica frente a Gobernación de Santander

Comunicado a la opinión pública

Abril 01 de 2015

 Las familias que hacemos parte del Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso que nos encontramos en plantón permanente frente a la Gobernación de Santander desde el pasado 18 de marzo de 2015 en el marco de la V Jornada Nacional en Defensa de los Territorios y la Vida, tras caminar más de 65 kilómetros desde las inmediaciones de proyecto hidroeléctrico Hidrosogamoso de la estatal Isagen para demandar soluciones definitivas a la situación de crisis humanitaria que ha conllevado la construcción y puesta en marcha de la represa, denunciamos:

  1. Las afectaciones sociales, culturales, ambientales, económicas y derechos humanos provocadas en la construcción y puesta en marcha de la represa, entre otras: el cambio de microclima afectando a los cultivos en zonas aledañas al área del embalse; el desplazamiento de fauna a las zonas aledañas en busca de alimento; la desaparición y migración de peces y actividades de subsistencia y la prohibición de la pesca en el embalse.
  2. Las dificultades para la permanencia en condiciones de vida digna de las comunidades en algunos sectores como: La Playa, El Peaje, Marta, San Luis de Rio Sucio, Cascajera debido a contaminación y los malos olores de las aguas estancadas en el embalse y la falta de actividades económicas debido a la destrucción de la pesca, la minería artesanal, la agricultura local y la desaparición del turismo de paseo de olla.
  3. La indiferencia gubernamental para brindar garantías a las comunidades frente a la violación de los derechos constitucionales de las comunidades, entre otros los derechos al ambiente sano y al trabajo, reconocidos en la Constitución Política Colombiana.
  4. La crisis psicosocial de las comunidades que viven en los alrededores y aguas abajo de la represa debido a los temores por la cercanía de la hidroeléctrica con el nudo sísmico de la Mesa de los Santos. Como es conocido, algunos académicos e investigadores de la región han advertido sobre el fenómeno de sismicidad inducida provocado por la presión del agua del embalse. Estos temores se han incrementado con los recientes sismos que han sucedido en el departamento durante las últimas semanas.
  5. La ausencia de garantías a la protesta pacífica que realizamos. El pasado domingo 29 de marzo a las 4 de la mañana, la policía nacional hizo retirar el plástico que nos protegía y desde ese día nos encontramos a la intemperie negándonos la posibilidad de resguardarnos del frio, el sol, la lluvia y viéndonos obligados de pernoctar a la intemperie; también han registrado nuestros números de cédula en horas de la madrugada, se ha filmado y tomado fotografías de manera irregular por parte de la policía sin presentar ninguna orden, algunos policías portan chalecos que ocultan su número de placa, y no se han identificado ante los manifestantes a pesar de que estos se los han pedido. También causó desconcierto el episodio del 31 de marzo, en el que agentes de la policía nos insistieron en que se debía dejar de izar la bandera de Colombia en el parque argumentando que era una orden del coronel de la policía, ¿acaso debemos renunciar a nuestro derecho de ser colombianos?

Por todo lo anterior, expresamos y exigimos:

  1. Nos declaramos desplazados ambientales y desplazados por el desarrollo dado que no existen garantías para permanecer en el territorio y demandamos a las autoridades pertinentes y el gobierno regional y nacional deben atender esta situación de crisis humanitaria que sufren comunidades de 5 municipios afectados por el proyecto.
  2. Reubicación inmediata para las poblaciones afectadas por los olores tóxicos que se están generando en la presa y de quienes manifiestan no tener medios de sobrevivencia dada la reducción y la prohibición alrededor del embalse y desaparición de especies de peces aguas abajo.
  3. Demandamos un plan de gestión debido al riesgo sísmico y el reconocimiento las afectaciones psicosociales que ya se han generado y deben ser atendidas como una externalidad del proyecto, incluyendo las afectaciones de la región y de Bucaramanga que ya están afectadas. Solicitamos un pronunciamiento de la ANLA frente a esta externalidad del proyecto.
  4. Solicitamos a las organizaciones de derechos humanos a solidarizarse y acompañarnos en la defensa de nuestro territorio y nuestros derechos.
  5. Solicitamos a los entes de control y a la Gobernación de Santander atender la crisis humanitaria de los manifestantes y brindar garantías para la protesta pacífica.

Finalmente, queremos reconocer y agradecer la amplia solidaridad de las y los bumangueses y vecinos con nuestra justa protesta por la defensa nuestros derechos y el de todos los afectados, incluidos los que por diversas causas, no se atreven a protestar.

No hay paz sin justicia ambiental y social…dejémonos de discursos ya, y respeten nuestros derechos.

¡Aguas para la vida, no para la muerte!

Movimiento Social en Defensa del Río Sogamoso.

Movimiento Colombiano en Defensa de los Territorios y Afectados por Represas – Ríos Vivos.

www.veredasogamoso.blogspot.com

81 nuevas víctimas de desplazamiento por Hidroituango.

En el Puente Pescadero

El pasado viernes 27 de marzo de 2015 fueron desalojadas de manera forzosa, por solicitud del grupo EPM,  más de 81 habitantes de la playa La Arenera, que habían  habitado ancestralmente, las riberas del cañón del rio Cauca, donde encontraban su sustento a través del barequeo, la pesca y la agricultura tradicional. Estas comunidades han desarrollado su vida en el rio de manera trashumante en razón de las necesidades de subsistencia y el ciclo vital de río. Dentro del grupo de personas desalojadas se encontraban menores de edad, adultos mayores y personas en condición de discapacidad.

Varias de estas familias son, a su vez,  víctimas de la violencia y de desplazamiento forzado, provocado en su mayoría por grupos paramilitares, fueron desalojadas en un operativo adelantado por la Inspección de Policía del Municipio de Toledo, en un proceso policivo promovido por Empresas Públicas de Medellín que, desde su inicio, ha vulnerado los derechos fundamentales de las familias, de las víctimas, la especial relación de comunidades barequeras con su territorio y  la normatividad internacional establecida para desalojos por proyectos de desarrollo. Estos hechos constituyen este desalojo en un desplazamiento por el desarrollo, además de una clara revictimización de la población

El proceso policivo que culminó con el desalojo no se adelantó con un censo real e imparcial que diera cuenta de la ocupación  de los poseedores ancestrales, su forma de habitación y su condición de víctimas de desplazamiento forzado y del  conflicto armado. No existió un proceso efectivo de censo de ocupadores y  tampoco planes preventivos para atender la situación de vulnerabilidad provocado por este procedimiento, no hubo alternativa alguna para las comunidades, no se garantizó la reubicación, medidas de compensación, reparación de daños y activación de nuevos proyectos de vida. No se informo la fecha y hora exactas lo que condujo a que la comunidad perdiera parte de sus enseres incluso oro producto de su trabajo artesanal.

En la diligencia del viernes, en la que no se hizo presencia la Procuraduría,  la Inspectora acompañada de un amplio número de miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD, que rodearon el lugar intimidando a los habitantes, ordenó a las familias desocupar en “tres horas” la playa. Sin responder con claridad a las preguntas y solicitudes de los habitantes tradicionales del río Cauca, ni de los defensores de Derechos Humanos que se encontraban en el lugar y pretendiendo que estos se dirigieran hasta las instalaciones de EPM para realizar el acta de la diligencia.

Posteriormente, la inspectora abandonó el lugar luego de que las familias se negaran a desplazarse  en grupos a diferentes municipios. Las familias y el Movimiento Rios Vivos han exigido la reubicación colectiva que tenga en cuenta la vida comunitaria desarrollada antes de este desalojo y la situación de riesgo y el contexto de la zona.

En consecuencia, las familias tuvieron que, como pudieron, sacar sus enceres a la carretera, en donde continuaron haciendo presencia efectivos del ESMAD, acompañados de hombres armados sin uniforme ni identificación, Policia Militar y hombres del Ejercito Nacional hasta avanzadas horas de la noche. En la madrugada de sábado llegaron al municipio de Ituango en donde se encuentran desde entonces sin ayuda humanitaria y sin alojamiento porque la Gobernación de Antioquia (Accionista mayoritaria de la obra) interpreta que esto no es un desplazamiento y por lo tanto no entrega las ayudas.

El Movimiento Ríos Vivos, las víctimas de desplazamiento por el desarrollo de Hidroituango y organizaciones acompañantes urgen a las autoridades nacionales a atender la situación humanitaria de las familias desplazadas y establecer, de manera urgente, un espacio de dialogo que reconozca y garantice los derechos de las victimas del desplazamiento por represas.

Es urgente resolver de fondo la grave situación de los medios de vida para cientos de familias que dependen del barequeo en el Cañón del Río Cauca y que con el desplazamiento se quedaron sin sustento.

 

12 dias de movilización en defensa de los territórios

Santander

 

En Montreal nos solidarizamos con las personas afectadas por el proyecto Hidrosogamoso

25 de marzo de 2015

Desde hace varios años, el Comité por los derechos humanos en América Latina -CDHAL-, se ha solidarizado con las comunidades en resistencia que luchan en contra de proyectos hidroeléctricos. En Colombia, hemos sido testigxs de lo que ha pasado con la imposición de diversos  proyectos hidroeléctricos y el camino de lucha en favor de la dignidad y en contra del desplazamiento forzado y el despojo que ha adelantado los movimientos sociales. Camino que no ha sido fácil ya que el Estado favorece constantemente los intereses de las empresas y no los de las comunidades.

continuar….

……………………………………………………

Abrazatón en defensa del río Sogamoso, un símbolo de resistencia social.

Con la participación de organizaciones sociales de las comunidades afectadas por el proyecto Hidrosogamoso se realizó este 25 de marzo el abrazatón programado. Esta acción de resistencia social y de carácter simbólico, tuvo como objetivo sensibilizar  a la sociedad en general sobre los impactos producidos por la construcción de esta hidroeléctrica.

Desde el pasado lunes 16 de marzo las comunidades de las  veredas de San Juan de Río Sucio del Municipio Sabana de Torres, Cascajera de Barrancabermeja, Casa de Barro, Tienda Nueva, El Peaje, La Playa y Peña Morada de Betulia y Marta de Girón. Desplazadas por la construcción del proyecto Hidrosogamoso de la empresa estatal ISAGEN. Se movilizaron llegando a Bucaramanga el pasado miércoles 18 de marzo. Desde esta fecha mantienen un plantón frente a la  gobernación de Santander.

continuar….

Antioquia

Plan Nacional de Desarrollo: Mercantilización de la naturaleza y desastre ambiental anunciado (1era parte)

Por Isabel Zuleta @ISAZULETA

El tema no es sencillo de abordar. La vida cotidiana se ve implicada por una suerte de ley que borra la precaria y confusa legislación ambiental y social existente en Colombia, hasta el derecho penal tan difuso en materia ambiental se ve implicado (no he podido entender cuales son los delitos ambientales pues según el caso se acomodan, como otros delitos, a la disputa de poder y son imputables o no según intereses generalmente económicos).

Los conflictos socio-ambientales emergen al ritmo de la destrucción, el destierro por diferentes vías, todas violentas, de las culturas que han conservado los ecosistemas más sensib

 continuar…

Oposición a la energía del Plan de Desarrollo (2da parte)

¿Cuál es la importancia de la oposición a los mega proyectos minero energéticos? ¿Por qué el Plan de Desarrollo y la mercantilización de la naturaleza que impone no son una apuesta de paz?

Sin oposición no hay conflicto, sin denuncia no hay verdad, aunque la denuncia no asegure la verdad por lo menos nos acerca a ella. Sin conflicto una de las partes, la más poderosa, contará y escribirá su versión de la historia, de lo que allí había, de lo que quedo, de las “maravillas del desarrollo”.

En Colombia la oposición política ha sido imposible en la practica, los pocos arriesgados han tenido su escarmiento. La posibilidad de oponerse no esta en el imaginario colectivo, la asimetría de poder ha cimentado el miedo, pero el miedo se ha enfrentado a la muerte que representan las represas y la mega-minería. Hoy en Colombia hay conflictos socio-ambientales que buscan contar la otra versión de la historia, la del desastre ambiental, el despojo y las injusticias socio-ambientales generadas una visión del desarrollo.

continuar…

Huila

Campesinos desplazados por El Quimbo, defienden sus cultivos de la fuerza destructiva del Estado

24 de septiembre de 2013 a la(s) 13:09

COMUNICADO A LA COMUNIDAD COLOMBIANA

http://www.quimbo.com.co/2013/09/campesinos-de-la-jagua-afectados-por-el.html

Los Afectados y Afectadas por el proyecto Hidroeléctrico el Quimbo, ASOQUIMBO, comunicamos que en estos momentos, mañana del 24 de Septiembre, en el Municipio de Altamira, Huila, acogiendo el Amparo Policivo de Emgesa-Endesa-Enel, interpuesto ante su alcalde encargado, el ESMAD procede a un desalojo violento, donde pretende arrasar el trabajo de en la tierra recuperada por los campesinos desplazados por el Quimbo.

Hay campesinos heridos, esposaron a Alexander Naranjo, un campesino de la Jagua, para alejarlo y luego dejarlo en libertad. El uso desmedido de la Fuerza se evidencia con el maltrato a Don Luis, campesino y la evidente intención de usar maquinaria pesada para arrasar con los cultivos de los desplazados. En la zona hay más de 100 campesinos que han recuperado tierras que laboraban para la producción de alimentos, las cuales fueron compradas e inutilizadas por Emgesa.

continiar….

 

La lucha del movimiento Rios Vivos Colombia Continua

 

2 Asoquimbo

 

Neiva

EL RIO DE LA VIDA LLEGA A NEIVA!!!
Desde el malecon, pescadores artesanales y estudiantes universitarios, se suman a la movilización por la defensa del Río Magdalena. Los pescadores artesanales comparten sus conocimientos con los estudiantes y denuncian las afectaciones a la pesca artesanal debido a la disminución del caudal y el pescado por la construcción de proyectos hidroelectricos como Betania y El Quimbo. ‪#‎SomosElRio‬

https://www.facebook.com/movilizacionquimbo

 

1

Santander

¿Hidrosogamoso afecta el nido sísmico de Bucaramanga?

Por Jairo Puente

El domingo pasado Vanguardia Liberal publicó un informe del reconocido ingeniero geotecnista Jaime Suárez Díaz, en el que advierte: “el agua del embalse de Hidrosogamoso podría estar aumentando la magnitud de los sismos que han ocurrido después que se inició su llenado”. Agrega: “Hidrosogamoso fue construido sobre una de las fallas del sistema La Salina, y puede estar actuando como fuente principal de agua hacia el nido de Bucaramanga”. “Esta puede ser la razón para la magnitud 6.6 (grados en la escala de Richter) del sismo del 10 de marzo. Este sismo puede haber sido inducido por el agua infiltrada de Hidrosogamoso hacia el nido sísmico de Bucaramanga”. Anota que estas inquietudes fueron planteadas a Isagén y que esta entidad “no realizó un estudio completo y adecuado de esta problemática”, por lo que sugiere se realice un estudio independiente y objetivo sobre el tema. Sobre sismicidad inducida por represas he escrito varias columnas (la primera en abril 15/ 2009: “¿Puede una hidroeléctrica provocar terremotos?”), en las que he reproducido informes científicos y gubernamentales relacionados. He citado -entre otros- el caso de la represa Zipingpu en China asociada a un terremoto que mató a 88.000 personas en Sichuan (2008); el ingeniero Jefe de la Oficina de Geología y Mineralogía de esa provincia advirtió que ese sismo fue “un ejemplo suplementario, el más espectacular jamás observado, de sismicidad inducida por represas”. Diferentes grupos de investigación llegan a conclusiones similares.

Mi última columna sobre este tema (agosto 13/2014) reproduce una nota publicada en el Washington Post titulada “Terremoto en China reaviva debate sobre grandes represas”; se refiere al terremoto que mató a 600 personas y afectó miles de viviendas en China el 3 de agosto de 2014. Geólogos señalaron como responsable a una represa localizada “a 100 millas del epicentro”. La sismicidad inducida por represas empezó a ser estudiada en los años 60; el profesor H. K. Gupta, autor del libro pionero “Embalses que inducen terremotos” (1992) estima que han sido identificados cerca de 100 embalses (no todos generan sismos) que han desencadenado terremotos en varios países. De tal manera que tiene la razón el profesor Suárez al pedir un estudio independiente sobre este tembloroso asunto.

www.veredasogamoso.blogpsot.com

 

Antioquia

OporapaResiste_inline

http://www.debatehidroituango.blogspot.com